19.3 C
San Fernando del Valle de Catamarca
sábado, 20 abril, 2024

Denuncia de abuso en Vélez: investigan si a la víctima le pusieron algo en la bebida

sábado, 9 de marzo de 2024 10:40

El escándalo por el supuesto ataque sexual de cuatro futbolistas del club Vélez Sarsfield sigue escalando. Los deportistas apuntados fueron separados del plantel y la abogada que asiste a la víctima reveló un dato que agrava la acusación: sugirió que a la chica podrían haberle puesto algo en la bebida.

Patricia Neme, a cargo de la defensa de la joven periodista de 24 años que denunció por abuso a Sebastián Sosa, Braian Cufré, Abiel Osorio y José Ignacio Florentin, no quiso aportar más detalles de la investigación para no entorpecer la tarea de la Justicia.

“Hay muchas pruebas que están en etapa de investigación y cualquier cosa que yo diga podría entorpecer la investigación”, aseguró la letrada.

Sobre el presunto ataque sexual, precisó que el pasado sábado 2 de marzo, luego del partido entre Vélez y Atlético Tucumán, uno de los futbolistas señalados le mandó un mensaje de Instagram a su defendida cuando ella se encontraba en la zona mixta.

“El arquero la stalkeó, la encontró por su nombre y le envió un mensaje privado por Instagram pidiéndole el número de teléfono. A partir de ahí empezaron los mensajes y la invitó al Hotel Hilton. Ella dijo que ‘siempre y cuando no se desubiquen’ aceptaba”, contó en una entrevista con radio Mitre.

En la denuncia, la víctima precisó que subió “directamente a la habitación 407, donde la estaba esperando el jugador Sebastián Sosa”.

“Al ingresar observó que también se encontraban los jugadores Braian Cufré, Abiel Osorio y José Ignacio Florentín, con los cuales compartí unas latas de cerveza. Luego me ofrecieron fernet y, después de tomar unos tragos, comencé a sentirme mal, muy mareada, por lo que me recosté en una de las camas como adormecida”, aseguró.

Su abogada sumó que la chica quedó sola en un momento en la habitación con “dos de los jugadores” y “después vino el ataque de un tercero”. “Creo que los primeros abusadores fueron al casino después, según el relato de la víctima. Y ella en un momento de lucidez, toda lastimada, logró llamar a un Uber y se fue a su casa un poco antes de las 6 de la mañana en una situación dramática, porque estaba ensangrentada entera, tuvo que ponerse otra ropa”, puntualizó.

Neme señaló que la joven se encuentra ahora con “un estrés postraumático importante” y con “impacto psicológico”

A partir de la presentación, tomó intervención la Unidad Fiscal de Abuso Contra la Integridad Sexual N° 1, que dispuso que se le hicieran los exámenes de rigor a la víctima y se secuestraran las prendas de vestir que llevaba. También solicitaron los videos de las cámaras de seguridad del hotel.

Entre las pruebas, figuran el contacto por Instagram entre la periodista y el futbolista, y las grabaciones que tomaron el ingreso de la chica al hotel y de los jugadores a la habitación.

Para la abogada, a la chica le pusieron “una sustancia en el termo”. “Primeramente comenzaron a tomar cerveza, luego dice que la invitaron con fernet en un termo Stanley y que de ahí ella se empezó a sentir mareada. Calculamos que alguna sustancia química o algo tenía este termo”, detalló.

La víctima aseguró que el arquero se comunicó con ella y que supuestamente “trató de justificar el accionar”. “El arquero le siguió escribiendo justificando su accionar. Ella, al parecer, le dijo ‘por qué me hicieron esto’ y él justificó su accionar diciendo que lo que ellos querían era pasarla bien. Le escribió por dos días más y luego cortaron el contacto”.

Descargo. En las últimas horas, el arquero Sosa emitió un comunicado en sus redes sociales: “Repudio la violencia de cualquier tipo, respeto la integridad física y sexual de toda persona; confío en la Justicia”, escribió el jugador en su cuenta X.

El presidente del club, Fabián Berlanga, también se refirió al escándalo que obligó a la institución a separar del plantel a los jugadores señalados. “No les pedimos explicaciones, se las tienen que dar a la Justicia”, respondió el dirigente.

Sobre el supuesto ataque, indicó que no escuchó ni vio nada raro. “Estuve en la puerta del hotel charlando con la peña de Tucumán hasta la una menos cuarto más o menos (esa madrugada), que subí a la habitación, no escuché nada ni vi nada raro. La seguridad del hotel no les había permitido entrar a los chicos de la peña”, dijo en declaraciones con D Sports Radio.

Berlanga destacó que “hay que ser muy claros, muy cuidadosos. Es una acusación muy grave. Algunos pueden terminar con su carrera. Es muy difícil resolverlo. No me gustaría estar en la piel de ellos en una mesa familiar”.

La abogada dijo que pedirán una pena de 20 años de prisión

La abogada que defiende a la víctima adelantó que la acusación contra los futbolistas podría derivar en una condena a veinte años de prisión.

“Vamos a pedir veinte años de condena a la Justicia. Hay muchas pruebas”, aseguró Patricia Neme en declaraciones radiales.

La acusación es por abuso sexual agravado con acceso carnal y, según la letrada, las pruebas recolectadas hasta el momento son de fácil comprobación.

El informe médico detectó que la joven periodista presentaba golpes y moretones en el cuerpo. “Ella está muy mal, pero sí celebro la valentía, su determinación y su entereza”, aseguró la abogada.

Entre los indicios que podrían complicar a los futbolistas, figuran las conversaciones vía Instagram que la denunciante mantuvo con el arquero de Vélez Sebastián Sosa. Los chats hablan de la invitación al hotel pero también de lo que pasó luego del presunto ataque sexual. De acuerdo a las fuentes, los investigadores también cuentan con cámaras en la entrada del hotel y en todos los pisos. Es por eso que ya fue pedida la secuencia de las grabaciones de las mismas.

Curiosamente, el caso que involucra a los cuatro futbolistas de Vélez tiene un antecendente reciente que activó también el protocolo en casos de violencia de género.

El caso ocurrió en el año 2020 durante una fiesta clandestina que se llevó a cabo en el barrio cerrado Camino Real de Boulogne, en San Isidro, donde vivía el delantero Juan Martín Lucero. En su relato, la víctima recordó: “En un momento siento que vuelven a abrir la puerta, que había más personas en la habitación, sentía manos que me penetraban y manoseaban, personas que entraban y más tarde salían de la habitación. Solo podía escuchar a mi amiga que decía ‘hijos de puta, ¿qué le hicieron?’. Yo no podía abrir los ojos ni moverme”.

El principal apuntado fue el extécnico Juan José Acuña, quien permanece detenido.Los cuatro jugadores fueron desvinculados de la causa.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS