19.3 C
San Fernando del Valle de Catamarca
sábado, 20 abril, 2024

Una jueza a la Corte Suprema: Karina Milei y Ricardo Lorenzetti activan un plan B por si se caen las candidaturas de García-Mansilla o Lijo

Karina Milei y Ricardo Lorenzetti negocian en silencio un acuerdo para que la vacante que dejó libre hace tres años Elena Highton en la Corte Suprema sea cubierta por una mujer. La iniciativa surge después de que el Gobierno presentara las candidaturas de Ariel Lijo y Manuel García-Mansilla para ocupar el cargo de Highton y el que dejará libre Juan Carlos Maqueda a fin de año, cuando cumpla 75 años.

El nombre de la candidata sugerida en ese caso es el de Susana Medina, una jueza entrerriana de extensa trayectoria y buen vínculo con la hermana del Presidente, que además fue presidenta de la Asociación Internacional de Mujeres juezas, siendo votada por 5.200 magistradas de todo el mundo. Con Karina Milei, y el presidente de la Cámara de Diputados Martín Menem, se fotografió hace unos meses.

La posibilidad de Medina toma fuerza luego de que internamente Lorenzetti hiciera un planteo respecto a los próximos nombramientos de quienes serían sus compañeros en el cuarto piso de los tribunales de Talcahuano. Las dos bancas a cubrir, siguiendo la lógica de género, corresponden a mujeres.

Y eso fue lo que habría dicho el juez santafesino, históricamente de buen vínculo con Lijo, por su trabajo como juez federal en Comodoro Py. García-Mansilla, desde su rol de abogado, fue crítico de Lorenzetti cuando votó en disidencia parcial contra la reconfiguración del Consejo de la Magistratura, en 2021.

El planteo de Lorenzetti tiene apoyo en diferentes sectores de la Justicia por una cuestión de institucionalidad. El artículo 3° del decreto 222/2003 establece que el Poder Ejecutivo debe tener en cuenta que «la inclusión de nuevos miembros permita reflejar las diversidades de género». Por eso, la designación de una mujer como mínimo para el cargo de jueza suprema es prácticamente una obligación.

La jueza federal Susana Medina.La jueza federal Susana Medina.Fuentes cercanas a Lorenzetti, no obstante, sostuvieron que los confirmados para la Corte por el Gobierno son García-Mansilla y Lijo. Y recordaron que hace unos días en Entre Ríos, la propia Medina negó que le hubieran ofrecido el cargo, según consignó el diario Uno de esa provincia.

A nivel legislativo, además, el tema cupo de género es central, ya que en el Senado hay 33 mujeres sobre un total de 72 integrantes y la aprobación de cualquier pliego necesita de dos tercios de avales. Es decir que con 25 votos en contra allí, las candidaturas de Lijo o García-Mansilla se caerían automáticamente.

A Medina hay quienes la definen como una jueza federal libertaria, por su afinidad con Karina Milei, a quien vería en las próximas semanas nuevamente. La entrerriana es egresada de la Universidad Nacional del Litoral y preside la Sala N° 3 del Trabajo del Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos. Su llegada también le daría a la Corte una mirada más federal, sumándose por caso a dos jueces santafesinos como Lorenzetti o el presidente actual, Horacio Rosatti. El tercer juez de la Corte, además del cordobés Maqueda, es Carlos Rosenkrantz, porteño de nacimiento.

En paralelo, como publicó Clarín, se conoció otro nombre de mujer que podría ser candidata a ocupar un cargo en la Justicia, como la jueza de la Cámara Federal de Apelaciones de Salta, Mariana Catalano, aunque suena en principio para llegar a la Procuración General de la Nación, cargo que también está vacante y es ocupado interinamente desde 2017.

La decisión del Gobierno de impulsar a Lijo y García-Mansilla

El juez federal Ariel Lijo. Foto: Maxi Failla.El juez federal Ariel Lijo. Foto: Maxi Failla.La semana pasada, la Oficina del Presidente anunció el nombre de sus dos postulantes para la Corte: tal como había anticipado este diario, uno de ellos es el actual juez federal porteño Ariel Lijo, uno de los referentes en el fuero de instrucción de Comodoro Py. El otro, es el jurista Manuel García-Mansilla.

En ese momento, el vocero presidencial Manuel Adorni había dejado abierta la puerta para que el anuncio de los postulantes incluyese más de un nombre, lo que efectivamente ocurrió: además de la vacante que con su renuncia dejó Highton en 2021, el ministro más veterano de la Corte, Juan Carlos Maqueda, cumple en diciembre próximo la edad límite de 75 años que establece la Constitución para los magistrados. Los jueces sólo pueden permanecer en sus escritorios después de esa edad si el gobierno vuelve a proponer su pliego al Senado para extender su labor. No ocurrirá en este caso.

En la comunicación oficial, el Poder Ejecutivo expresó «su gratitud por la distinguida labor del doctor Maqueda y resalta su extensa trayectoria en los tres poderes del Estado Nacional y en la Provincia de Córdoba. En particular, se le agradece y reconoce su valiosa participación como Juez de la Corte Suprema de Justicia durante veinte años».

Juez federal desde 2004, Lijo mantiene una histórica relación cercana con uno de los ministros, Ricardo Lorenzetti, mientras que García-Mansilla fue definido en el comunicado oficial como «un prestigioso académico con una sólida formación en derecho constitucional y se desempeña como Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Austral». Ambas candidaturas fueron impulsadas internamente por el ministro de Justicia Mariano Cúneo Libarona.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS