30.4 C
San Fernando del Valle de Catamarca
sábado, 20 abril, 2024

Martín Lousteau quedó apuntado por votar en contra del DNU de Milei y hay ruido en la UCR

La decisión de Martín Lousteau de votar en contra del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) de Javier Milei dejó la interna radical a cielo abierto y al menos tres gobernadores junto a los presidentes de los bloques de diputados y senadores se diferenciaron de la decisión del economista y también jefe de la UCR reavivando los síntomas de ruptura, al menos en la Cámara baja.

Está claro que la interna radical nunca se cerró, pero esta semana cuando Victoria Villarruel confirmó la decisión de convocar a una sesión especial en el Senado para tratar el mega decreto, el radicalismo entró casi en un estado de deliberación permanente. Hubo reunión de bloque el miércoles, después de labor parlamentaria -luego del controvertido comunicado de la Oficina del Presidente-, y el mismo jueves a la mañana se volvieron a juntar los radicales hasta el filo del inicio de la sesión.

Mientras el bloque que comanda el correntino Eduardo Vischi trataba de consensuar posiciones, Lousteau entraba y salía de la reunión. En uno de esos paseos por el pasillo, el senador anticipó que se había otorgado libertad de acción a la hora de votar. Pero en otra salida se lo vio un poco más ansioso. Cuando este cronista le preguntó si estaba preocupado, el economista respondió tajante: «¿Preocupado? No tengo por qué».

Un rato después, Lousteau se diferenciaría del resto del bloque radical votando contra la moción propuesta por el oficialismo de aplazar el debate por 20 días, en la última jugada desesperada de Ezequiel Atauche, jefe del bloque de La Libertad Avanza, por evitar la derrota. Dicho sea de paso, Atauche pasó a ser el contacto de Milei en la Cámara alta después de la crisis que estalló entre el presidente y Victoria Villarruel por haber cedido -como interpretan en la Casa Rosada- a las presiones de la oposición y abrir el recinto para debatir el DNU.

El senador Pablo Blanco escoltado por Carolina Losada y Maximiliano Abad. Foto: Federico López Claro.El senador Pablo Blanco escoltado por Carolina Losada y Maximiliano Abad. Foto: Federico López Claro.Pero volviendo a Lousteau, hay que entender que se había acordado libertad de acción. El fueguino Pablo Blanco también votó en contra y si la sesión duraba un rato más tal vez algún radical se plantaba y se sumaba a los rechazos por el impacto que el decreto está teniendo en las economías regionales.

Por eso, el documento firmado este viernes por los gobernadores Alfredo Cornejo (Mendoza), Gustavo Váldes (Corrientes) y Carlos Sadir (Jujuy – léase Gerardo Morales) diferenciándose del jefe del partido no hace más que dejar al descubierto la interna radical. «La Argentina necesita de acuerdos y consensos que nos permitan sacar a nuestro país del estancamiento y decadencia que nos sometió el kirchnerismo durante años. Respetamos el camino que eligieron los argentinos en las elecciones del año pasado con un claro mandato de cambio», enfatizaron los «Malbec».

Cornejo, que quiere estar más cerca que lejos de Milei, fue más duro en las redes. «Votar en contra del DNU no es bloquear a un gobierno, es bloquear el crecimiento del país. Todos los presidentes de todos los partidos políticos utilizaron la herramienta del DNU. La gente votó un cambio, dejemos que gobiernen con las herramientas necesarias», ensalzó el mendocino.

«Martín no maneja el partido cómo él quiere, lo manejan los gobernadores, quedó muy claro con lo que pasó esta semana en Diputados que no bajaron a la sesión por la movilidad jubilatoria», apuntó otro de los gobernadores, que pese a todo supo reconocer las necesidades políticas de cada dirigente. Es que desde este espacio de la UCR creen que el economista le habló a los porteños, su electorado, al rechazar el DNU.

Y como tratando de conformar a todos, desde Corrientes repiten que entre las medidas que tomó Milei hay «muchas propuestas de Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta». Además, entre los Malbec también coinciden que tanto Lousteau como Facundo Manes, el otro díscolo en la escena radical, «no pueden abrirse y enemistarse de la esperanza que tiene el votante de Milei, ni tampoco oponerse porque sí».

Esta situación al menos abre interrogantes en la convivencia legislativa de la UCR, que ya venía levantando temperatura desde el momento que se acordaron los cargos. En el Senado, posiblemente, la tormenta pasará y las piezas se terminarán por acomodar, pero en Diputados la situación puede tener sus coletazos a la hora de tratar el DNU, sobre todo porque Rodrigo De Loredo firmó el documento como presidente de bloque, pero -al parecer- sin consultar a sus correligionarios.

Lo que sí se terminó de confirmar con el comunicado es que De Loredo, más afín a las ideas de Mauricio Macri, pasó a jugar con Cornejo, abandonando un poco el espíritu de Evolución radical, espacio que comandó hasta el año pasado y que le sirvió también para presidir la bancada unificada en este nuevo período. En consecuencia, la relación entre Lousteau y el diputado por Córdoba, por ahora, no tiene retorno.

De esta manera, el senador y ex candidato a jefe de Gobierno mantiene su presencia en Diputados con 6 legisladores: Danya Tavela, Carla Carrizo, Pablo Cervi, Marcela Antola, Gabriela Brouwer de Koning y Mariela Coletta. En tanto, Martín Tetaz, que ingresó de la mano del senador, anda por la ancha avenida radical, y Melina Giorgi responde directamente a Maximiliano Pullaro, gobernador de Santa Fe.

Manes evitó hacer declaraciones sobre el contenido del documento de los tres gobernadores, pero dejó trascender que «da pena que se dé libertad de acción y no se pueda sostener esa tolerancia», en relación a la posición de Lousteau respecto del DNU. «Entiendo las realidades de cada provincia y me rehusó a pensar que eso es incompatible con un radicalismo nacional», completaron desde el espacio tiene como referente también a Pablo Juliano.

De la firma del documento quedaron afuera Maximiliano Pullaro, más cercano a las ideas de Lousteau y hoy enfrascado en atender la emergencia que vive Rosario por el recrudecimiento de la violencia narco, y el otro fue el gobernador de Chaco, Leandro Zdero.

En la UCR evitan hablar de una ruptura, pero hay síntomas de «una fractura expuesta». «A los radicales nos encantan las internas y la que estamos viviendo es como una mini grieta», bromeó una importante fuente radical. Por ahora, desde el entorno de Lousteau dejaron trascender que el senador «está de acuerdo con lo sostenido en el comunicado», pero evitaron opinar sobre los términos utilizados por Cornejo.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS