30.4 C
San Fernando del Valle de Catamarca
sábado, 20 abril, 2024

El oficialismo apunta a frenar la derogación del DNU en Diputados con la ayuda de gobernadores

El Gobierno buscará amortiguar el golpe al mega DNU en el Senado con un freno al rechazo en Diputados. Las negociaciones ya iniciadas con los mandatarios provinciales serán clave en el intento de la Casa Rosada de evitar la derogación del decreto. En la Cámara baja tendrá mayor margen de acción, como ya sucedió con la fallida sesión por la fórmula de movilidad jubilatoria impulsada por la oposición llamada dialoguista que el miércoles no alcanzó el quórum, gracias a las maniobras del oficialismo.

El kirchnerismo puso en marcha su estrategia primero por el Senado por ese motivo. En Diputados, Unión por la Patria no había activado contra el DNU, a la espera de que el rechazo en la Cámara alta genere un envión que funcione como una presión para completar el trámite de la derogación. En el bloque conducido por Germán Martínez reconocen que no será sencillo reunir los votos.

Como con la fórmula de movilidad jubilatoria, Guillermo Francos buscará operar con los gobernadores y Martín Menem con los diputados. Ese antecedente bien cercano puede dar una primera medida del mapa de la Cámara. La mayoría de los radicales no bajaron al recinto. Unas horas después, la correligionaria Gabriela Brouwer de Koning quedó al frente de la comisión de Previsión Social.

Primero se la habían ofrecido a los integrantes de la Coalición Cívica, autores del proyecto para actualizar los haberes por el IPC del INDEC, pero no la aceptaron. Al final quedó para la cordobesa del sector de Martín Lousteau. Aun así, Facundo Manes y un puñado de diputados de la UCR más críticos de Javier Milei dieron quórum y podrían votar en contra del DNU.

En paralelo, desde la Casa Rosada consiguieron que un grupo de gobernadores instruyera no acompañar la sesión por jubilaciones a los diputados que les responden. Parte de esos alineamientos se replicaron este jueves en el Senado. Se verá si se mantienen para que no se consume la derogación del decreto. El oficialismo quedará más obligado a negociar en la Cámara en la que insistirá con el tratamiento de la nueva ley de bases.

Martín Menem, presidente de la Cámara de Diputados. Foto: Guillermo Rodríguez Adami.Martín Menem, presidente de la Cámara de Diputados. Foto: Guillermo Rodríguez Adami.El cordobés Martín Llaryora y el entrerriano Rogelio Frigerio fueron dos de los gobernadores que colaboraron para que no prosperara la sesión. Tampoco se sentaron en sus bancas los legisladores referenciados en el salteño Gustavo Sáenz, el neuquino Rolando Figueroa y Carlos Rovira, el hombre fuerte de Misiones.

La oposición dialoguista, sin apuro

Desde Hacemos Coalición Federal, un bloque clave con 23 miembros, ya adelantaron que no empujarán el avance de la discusión por el DNU. “No veo que se trate en Diputados en el corto plazo, nuestra prioridad es sacar la fórmula previsional. Para la Coalición Cívica los jubilados no pueden ser rehenes de las disputas políticas y económicas”, aseguró Juan Manuel López, del espacio conducido por Elisa Carrió.

En esa bancada presidida por Miguel Pichetto argumentaron que actuarán con “prudencia política” ante la fragilidad en la que quedó el megadecreto luego del rechazo del Senado. “Lo que debería hacer el Gobierno es encontrar una solución. Con la declaración de invalidez de una Cámara ya la precariedad de los expedientes judiciales se incrementa mucho. Tendrían que buscar alternativas como leyes espejo o ratificaciones parciales del DNU”, abrieron una salida para el Gobierno.

A su vez, desde el PRO -aliado del oficialismo- ratificaron que avalarán el decreto. Y un rato antes de que el Senado lo rechazara, anunciaron la presentación de tres proyectos para “modernizar” la legislación laboral, con un contenido en sintonía con el capítulo del DNU suspendido por la Justicia.

En un primer poroteo provisorio, entre los diputados propios, el PRO, otros aliados, Hacemos Coalición Federal y el sector de los radicales más afín al Gobierno, el oficialismo sumaría unos 120 diputados que al menos no estarán activos para darle velocidad al tratamiento del decreto.

Entre Unión por la Patria, la izquierda, los radicales críticos y diputados alineados con gobernadores (el santacruceño Claudio Vidal y el rionegrino Alberto Weretilneck) cuyos senadores votaron en contra en el Senado llegarían a unos 115. Números inestables en un escenario incierto, con otros 20 que prefieren no adelantar una posición.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS