30.4 C
San Fernando del Valle de Catamarca
sábado, 20 abril, 2024

El Gobierno convocó a un comité de crisis por la ola de violencia narco en Rosario y pide la intervención de los militares

El Gobierno nacional convocó este viernes a un comité de crisis por la ola de violencia narco en Rosario, después del crimen de dos taxistas y la balacera contra un colectivero. El comité está integrado por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich; el gobernador de Santa Fe, Maximiliano Pullaro; y todas las fuerzas de seguridad.

La convocatoria se hizo debido a un pedido que Pullaro había elevado este jueves pasado, mediante una nota dirigida al Ministerio de Seguridad

Según la resolución a la que pudo acceder Clarín, la medida se implementó debido a que «en los últimos días se han producido en la Ciudad de Rosario hechos delictivos de extrema gravedad, que generaron en esa ciudad una situación de conmoción social, lo que hace necesario el urgente esfuerzo coordinado del ESTADO NACIONAL y de la PROVINCIA DE SANTA FE en orden a restablecer la seguridad interior».

Además de Pullaro y Bullrich el comité está integrado por autoridades de Gendarmería, Prefectura, Policía Federal, Policía de Seguridad Aeroportuaria y Servicio Penitenciario Federal.

La ministra Bullrich y el gobernador Pullaro, en el lanzamiento del Plan Bandera. Foto Juan José GarcíaLa ministra Bullrich y el gobernador Pullaro, en el lanzamiento del Plan Bandera. Foto Juan José GarcíaTanto la ministra como el gobernador solicitarán el apoyo de las Fuerzas Armadas en operaciones de seguridad interior en Rosario.

La constitución del comité da amplias facultades tanto a Pullaro como a Bullrich que, según la resolución, «ordenarán la iniciación, suspensión y conclusión de la aplicación de la fuerza y dispondrán la graduación de su intensidad«. Además, les da la facultad de convocar a otros funcionarios y organismos.

Aunque se estableció que el comité funcione hasta el 9 de julio, el texto que se publicó este viernes da facultades a Bullrich y Pullaro para extender ese plazo.

Los últimos episodios de violencia que sacudieron a la ciudad de Rosario fueron los asesinatos de dos taxistas, Héctor Figueroa y Diego Celentano, el martes y el miércoles. Ambos crímenes tuvieron características similares e incluso se utilizó la misma arma 9 mm. El jueves por la tarde, en tanto, fue baleado un chofer de trolebús, en otro episodio con características mafiosas.

Ocurrió después de que el Gobierno provincial hiciera circular imágenes de una requisa al estilo Bukele en el penal de Piñero, donde se encuentran alojados presos de alto perfil vinculados al narcotráfico.

Los tres hechos de inseguridad que sacudieron Rosario en las últimas horas

La ciudad santafesina se encuentra asediada por una ola de homicidios que esta semana sumó dos nuevas muertes.

El martes por la noche, Héctor Figueroa, taxista y padre de dos hijas, fue asesinado mientras conducía su vehículo en el barrio Tiro Suizo, límite con Las Delicias, cuando un supuesto pasajero le disparó dos veces en la cabeza en las inmediaciones de Flammarión y Lamadrid. Junto al cadáver hallaron su celular y su billetera con la recaudación. No se llevaron ningún elemento de valor.

Video

Al chofer de trolebuses le disparó un joven de corta edad que se hizo pasar por pasajero, en medio de la ola de crímenes con sello narco en la ciudad.

Diego Alejandro Celentano, otro taxista, fue encontrado cerca de las 23.30 de este miércoles en la parte delantera de su vehículo, también con un disparo en la cabeza.

Horas después de los crímenes, los investigadores descubrieron que ambos hombres fueron asesinados con la misma pistola.

En los crímenes de ambos choferes hay además otras similitudes: ambos pertenecían a la misma empresa -radiotaxi 4555555-, fueron asesinados cerca de las 23 y los sospechosos se habían hecho pasar por clientes.

Video

La ministra de Seguridad relacionó los ataques a taxistas con las medidas contra los presos en las cárceles federales y provinciales.

Este jueves, Patricia Bullrich había atribuido los crímenes a «una típica venganza» de sicarios del narcotráfico, debido a las medidas que están llevando adelante en las cárceles federales y provinciales de la ciudad .

Los taxistas no son los únicos golpeados por la inseguridad en Rosario: el jueves un conductor de trolebuses de la localidad santafesina también fue baleado por un joven que se hizo pasar por pasajero, y le disparó al menos tres veces mientras realizaba su recorrido en la zona oeste de la ciudad.

Uno de los tiros hirió en la cabeza al colectivero, que fue trasladado de urgencia al Hospital de Emergencias «Clemente Álvarez», en donde ingresó en grave estado.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS