19.3 C
San Fernando del Valle de Catamarca
sábado, 20 abril, 2024

Analistas advierten sobre el rol de Milei en la campaña presidencial de Estados Unidos

Pasaron dos semanas de ese minuto y medio en el que Javier Milei materializó su encuentro con Donald Trump. Fuera de sí de la emoción le confesó su amor, su admiración y lo que pasó casi desapercibido, su deseo de que el republicano vuelva a ser presidente de los Estados Unidos.

“Muchas gracias, lo digo en serio. Usted es un gran presidente y espero que gane. Espero verlo otra vez. La próxima vez, como presidente”, le dijo a Trump en un apartado de la Conferencia Política de Acción Conservadora (CPAC) a la que asistieron ambos, cerca de Washington, adonde el gobierno hoy está en manos Joe Biden.

Para el caso, pocos arriesgaron en Buenos Aires a indagar en el malhumor que esos gestos de Milei desataron en el gobierno demócrata, que le habia enviado especialmente a la Casa Rosada, ese mismo 24 de febrero, al secretario de Estado, Antony Blinken. Esa visita presuponía un cúmulo de reuniones y encuentros argentinos con funcionarios de la administración estadounidense y ahora caen en el limbo, según sabe Clarín. Mientras tanto, como en otras ocasiones, la Cancillería intenta minimizar el daño.

Para el caso, si uno lee los dichos del Departamento de Estado sobre la visita de Blinken a Milei, o el encuentro de la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, con el ministro Luis Caputo, más aún, si sigue los últimos tuits del embajador Marc Stanley en Buenos Aires, verá un claro desenganche de la agenda demócrata de la de los libertarios: el gobierno estadounidense actual promueve la atención a los más vulnerables, democracia, derechos humanos pero entendida como un asunto sin grietas, cambio climático y energías limpias, género.

Biden está en campaña para reelegirse y su archirrival es Trump, que aprovechó la presencia de Milei como rockstar latinoamericano del movimiento ultraconservador, al igual que el salvadoreño Nayib Bukele. En tono cálido pero más reposado que Milei, jugó con el lema del movimiento MAGA Make America Great Again (Hacer Estados Unidos Grande Otra Vez) y el de Make Argentina Great Again, con Milei a la cabeza.

Clarín conversó con cuatro especialistas (Jorge Argüello, Rosendo Fraga, Benjamin Gedan y Diego Guelar), los que de diversa manera advirtieron sobre el rol activo de Milei en la campaña electoral de los Estados Unidos.

Es que la injerencia del presidente Milei en la política norteamericana podría compararse con las actitudes de Cristina Kirchner y de Alberto Fernández apoyando candidatos que le eran a fines en lo ideológico, en general la izquierda latinoamericana y española. Y su participación en la cumbre conservadora, con la de Alberto Fernández en la del Grupo Puebla, pero de derecha. Podrían recordarse incluso los gestos pro Hillary Clinton que tuvo Susana Malcorra, la ex canciller de Mauricio Macri, que recibió numerosas criticas y después debió digerir el gobierno de Trump.

Las siguientes son las opiniones de los analistas consultados:

Jorge Argüello, ex embajador en Estados Unidos, Portugal, Naciones Unidas:

El mundo asiste a una creciente personalización de las relaciones políticas internacionales, en la que las afinidades ideológicas, los intereses inmediatos y las circunstancias domésticas de los líderes suman incertidumbre a la evolución de los procesos entre Estados.

Esto resulta potencialmente riesgoso y genera inestabilidad y precariedad en un sistema que, por el contrario, necesita de líderes portadores de -parafraseando a De Gaulle- «una cierta idea» de la organización de la comunidad internacional.

Jorge Argüello, ex embajador Foto Federico Lopez Claro - ClarínJorge Argüello, ex embajador Foto Federico Lopez Claro – ClarínObservamos que el juicio prudente, la acción responsable y la mirada estratégica del sistema politico global ceden ante las demandas de la inmediatez, del posicionamiento político personal y de la ideologización de las relaciones internacionales. Así, el involucramiento de líderes políticos nacionales en procesos electorales de otros países no sólo resultan inconvenientes e inoportunos, sino que ponen en riesgo la relación bilateral de esos países y profundizan la desestabilización del sistema político internacional, tornándolo aún mas impredecible e incierto.

Rosendo Fraga, analista Nueva Mayoría:

Hay una degradación del principio de no intervenir en asuntos internos de otros Estados, que era principio elemental de las relaciones exteriores hasta hace no mucho tiempo. Estamos ante una Ideologización de las relaciones exteriores, un fenómeno casi global.

Es cierto que antes había afinidades y se expresaba, la socialdemocracia apoyaba y activaba grados de acción en su núcleo y también la democracia cristiana, por ejemplo. Lo que pasa acá es que el principio de la diplomacia en el mundo esta siendo abandonado. La no injerencia en asuntos de otros estados se debilitó enormemente y no solo desde lo electoral. Se opina sobre otros gobiernos sin el menor de los pruritos

El analista politico Rosendo Fraga  Foto. Maxi Failla buenos aires ClarínEl analista politico Rosendo Fraga Foto. Maxi Failla buenos aires ClarínTambién vemos un debilitamiento de lo multilateral, donde los líderes pasan a tener más relevancia en el escenario internacional. Ejemplo, los problemas los buscan resolver Putin hablando con Modi o Erdogan con el príncipe Mohamed Bin Salman pero no dentro de la ONU, o el G20

Milei es un referente de la derecha anti-política en América del Sur. Aquí estuvo Marco Rubio, cuya relevancia es en el electorado latino en los Estados Unidos. El usó a Milei para su campaña.

Trump y Milei estuvieron juntos 1 minuto 30 en sus vidas y Trump le dijo que lo amaba y Milei yo también lo amo a usted. Pero guarda. Hay que olvidarse de todo el conocimiento y la experiencia de la historia que uno tiene para no sostener que lo que hace Milei fracasará.

Benjamin Gedan, director del Programa para Latinoamerica del Woodrow Wilson Center:

Para cualquier mandatorio, siempre es una mala idea involucrase en la política interna de otro país, peor aún en plena campaña.

En Sudamérica, me parece que la costumbre de no intervencionismo en elecciones extranjeras no existe más. Los resultados están a la vista con la relación tibia entre los presidentes de Brasil y Argentina.

Benjamin Gedan, director del Programa para Latinoamérica del Woodrow Wilson CenterBenjamin Gedan, director del Programa para Latinoamérica del Woodrow Wilson CenterEn cuanto a Milei, no tiene sentido arriesgar su excelente relación con el actual inquilino de la Casa Blanca.

Si no gana Biden, Milei tendrá amplias oportunidades para mostrar su fuerte conexión ideológica con Trump. Este no es el momento, especialmente dadas las vulnerabilidades de Argentina y su necesidad de acompañamiento internacional.

Diego Guelar, ex embajador en China, Estados Unidos, Brasil, Unión Europea:

Hay dos temas: uno, en el campo ideológico, donde el Presidente se viene identificando como “libertario” y próximo a Donald Trump ( y a otros líderes de extrema derecha en el mundo). En el Geopolítico, la cuestion es diferente, por que deberían primar los intereses permanentes de la Nacion (especialmente siendo Presidente).

Embajador Diego Guelar Foto. Juano Tesone Clarín Embajador Diego Guelar Foto. Juano Tesone Clarín Desde este punto de vista, las respuestas de Milei, todavía no han sido claras. Ni en el campo de la Unidad Nacional, la Integración Regional ni la Apertura al Mundo (importantes socios de Argentina tienen gobernantes que responden a la caracterización de “comunistas”, entendido como “pecado mortal” -China, Brasil, Chile, Vietnam, Colombia, España-).

Lo conveniente es “desideologizar” las relaciones exteriores y concentrarse en mejorar la balanza comercial -negativa en el caso de China, EEUU o Brasil-, y maximizar los réditos con aquellos países con los cuales tenemos superávit -Colombia, Chile o Vietnam-.

En todos los casos, es preferible no expresar preferencias personales durante años electorales.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS