19.3 C
San Fernando del Valle de Catamarca
sábado, 20 abril, 2024

Preocupado por la inflación de marzo, Caputo pisa el dólar y no habrá ajuste de tasas

Preocupado por una inflación que en febrero seguirá siendo elevada (se espera un 15% el martes), el Gobierno mantendrá el dólar bastante por detrás de la suba de precios y las tasas continuarán en terreno negativo, mientras espera que las empresas aflojen con la remarcación de precios. Ese fue el mensaje que bajó el equipo liderado por Luis Caputo en los últimos días al sector privado.

Si bien el ministro de Economía guarda bajo siete llaves el sendero que seguirá el dólar oficial, el jueves pasado compartió unos gráficos con los CEOs de 17 fabricantes de consumo masivo para mostrarles, una proyección del tipo de cambio. «Caputo hizo una proyección del dólar para decir que va a estar más barato del que calculan las alimenticias», señalaron fuentes oficiales.

De esa manera, el funcionario ratificó que el ritmo de devaluación (hoy, del 2% mensual) será menor a la suba del IPC, en momentos que los empresarios le piden una hoja de ruta para salir del cepo. También mostró la baja del dólar, la recompra reservas, la suba de bonos y la baja del déficit. Los CEOs no pudieron llevarse copia, pero les quedó claro que no deben esperar «ningún salto cambiario».

Por otra parte, desde la semana pasada empezó a circular el rumor de un nuevo recorte de la tasa de referencia del Banco Central desde el nivel actual, que hoy corre por debajo de la inflación esperada (al 8,33% nominal). Para algunos economistas, la medida serviría para apuntalar el crédito privado o bien para continuar la licuación de pesos. Desde el equipo económico aseguran que «no hay nada».

La estrategia de Milei es estabilizar la economía con el ajuste fiscal, la licuación, la acumulación de reservas, la vigencia -por ahora- del cepo y la recesión, que empuja a los privados a vender dólares y bajar precios. Las últimas mediciones de inflación, sin embargo, encendieron el alerta en los despachos oficiales, en particular la fuerte suba de los alimentos por encima del promedio.

Según LCG, los alimentos subieron 3,6% semanal en la primera semana de marzo, acelerando 2,3 puntos porcentuales respecto a la semana previa, mientras la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) registró un rebote del 5,7% en los últimos 7 días en la Ciudad, lo que implica una inflación promedio mensual todavía elevada. Y en marzo, podría frenarse la baja.

Caputo le tiró las orejas a los fabricantes de alimentos el jueves pasado, después de recordarles las concesiones al sector con la eliminación de los controles de precios, importaciones (SIRAs y SIRASE) y packaging (SIFIRE). «No se sigan zarpando, vemos que suben todos los meses muchísimo, ese fue el mensaje que leímos», dijo un empresario.

Esa dinámica le mete presión al tipo de cambio, ya que para abril se perdería casi toda la ventaja cambiaria generada por la devaluación de diciembre y en los últimos meses se encarecieron notablemente los bienes y servicios argentinos, con un dólar paralelo debajo de $ 1.000. Pero el Gobierno por ahora prefiere evitar una devaluación o una aceleración del tipo de cambio para anclar los precios.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS