30.4 C
San Fernando del Valle de Catamarca
sábado, 20 abril, 2024

Con ayuda del Central, el Nación y Anses, Economía logró canjear bonos en pesos por $ 42 billones

El Gobierno colocó este martes $ 42,6 billones de deuda en pesos y despejó el 75% de los vencimientos previstos para este año hasta el 2028. La operación financiera fue el mayor canje de bonos en la historia argentina y con la ayuda del sector público, que era el principal tenedor de los títulos elegilbles, mientras los bancos privados tuvieron una baja participación.

El Ministerio de Economía llamó el viernes a canjear $ 54 billones, casi el total de los pagos de deuda del 2024 y este martes «la Secretaría de Finanzas alcanzó una aceptación del 77% sobre el TOTAL de vencimientos de los títulos que vencían en 2024 y de esta manera se despejaron $ 42,6 billones», informó un comunicado de la cartera que encabeza Luis Caputo.

La medida no solo permitió extender vencimientos en un año que se busca alcanzar el superávit financiero, sino también deshacerse de los bonos ajustados al dólar y duales (atados a la inflación y el tipo de cambio), que eran más de la mitad de la canasta elegible. Así, sin vencimientos indexados al dólar oficial, el Gobierno levantó otra traba para abandonar el cepo a mitad de año, como pretende Javier Milei.

El sector público fue clave. Según 1816, solo el Banco Central, el FGS de ANSES y el Banco Nación explicaban el 66% de la tenencia de los títulos en juego, lo cual puso un piso importante al canje. El BCRA compró bonos en 2022 y 2023 para financiar indirectamente al Tesoro y como no puede participar de licitaciones primarias de Economía, el canje era la forma de renovar vencimientos.

Video

El ministro de Economía le apuntó a los gobernadores en plena negociación con la Casa Rosada por las leyes de Javier Milei.

Entre los bancos públicos, el Banco de la Provincia de Buenos Aires, que responde a Axel Kicillof, decidió no entrar al canje; mientras otros apostaron por el tramo corto a 2025. Dentro del segmento privado, los bancos -los principales tenedores- mostraron poca adhesión, mientras los fondos comunes de inversión habrían tenido mayor participación, aunque tienen algo más del 6% de la tenencia, según 1816.

«El sector privado aportó aproximadamente el 17,5% de sus tenencias, mientras que el sector público lo hizo casi por su totalidad», reconoció Economía. El dato oficial refleja la pérdida de interés de varios bancos en un canje que les ofrecía 8 nuevos títulos atados a la inflación (Boncer) a plazos largos (2025 al 2028), en reemplazo de títulos a tasa fija, dólar linked y duales del 2024.

«A priori, buen resultado, un ratio de aceptación de entre 65/70% planteaba un umbral mínimo para evaluar como exitosa la operación, por lo cual el 77% de adhesión es bastante alentador. Nos llama la atención el 17,5% del privado, lo cual refleja que las tenencias publicas estaban por arriba del 64% que teníamos estimado», señaló Pedro Siaba Serrate, analista de PPI.

Uno de los principales motivos del poco entusiasmo en el sector privado fue la decisión del Banco Central de no renovarle los puts (opciones de venta). La entidad ya compró a los bancos unos $ 11 billones en puts, pero el FMI pedía eliminarlos. Así, sin ese seguro, por el que la entidad se compromete a comprarles los bonos en caso de una caída de sus cotizaciones, fue difícil convencerlos.

Por otra parte, «los inversores no quieren estirar plazos, medio floja la participación de privados», dijo un operador. El BCRA tomó otra medida clave el lunes para incentivar el canje: bajó la tasa de referencia del 110 al 80% nominal anual -un nivel que sería inferior a los rendimientos de los nuevos bonos del Tesoro- y eliminó el piso mínimo para plazos fijos, lo que llevó a los bancos a bajarla al 70%.

«Ya el lunes se vieron venta fuertes de bonos en pesos en el mercado secundario y el Banco Central compró la Lecer de mayo, probablemente eran los fondos que vendían para comprar bonos que entraban al canje, pero ya antes de la baja de tasas se estaba dando ese movimiento, si buscaba motivar a los bancos, no los motivó», señaló el economista Gabriel Caamaño, de la consultora Outlier.

El canje, el primero de la gestión de Javier Milei, es parte del plan de Caputo de reducir el déficit, contener el dólar oficial y licuar pesos para bajar la inflación. Según Economía, con el resultado «se estiró la vida promedio del perfil de vencimientos desde 0,46 años a 3 años y se redujo la carga financiera implicando un ahorro de intereses $ 555.000 millones o 0,1% del PIB.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS