9.9 C
San Fernando del Valle de Catamarca
martes, 28 mayo, 2024

La increíble historia de Bill Evans, tocando en San Nicolás

Esta historia parece inverosímil, pero que fue real, tan real que se pudieron rastrear con bastante exactitud las peripecias del genial pianista Bill Evans (1929-1980) en su visita a San Nicolás (provincia de Buenos Aires), durante su segunda presentación en la Argentina, en septiembre de 1979. Sobre este episodio se basa Bill 79, el filme que cuenta las horas que pasó el músico en esa ciudad.

Este jueves se estrena la película, dirigida por Mariano Galperín, y que recrea el paso de Bill Evans por San Nicolás de Tres Arroyos. Un filme que toma esa historia a partir del trabajo de la reconstrucción de aquel episodio de Joaquín Sánchez Mariño, publicado en La Nación del 1° de abril de 2018, al que le agrega una trama ficcional, aunque desarrollada a partir de hecho reales o muy cercanos a la vida del músico, que le dan fuerza narrativa a esta historia.

En su segunda visita a la Argentina, el pianista se presentó con Marc Johnson en contrabajo y Joe LaBarbera en batería, y tanto en el concierto del Teatro Ópera como en el San Martín hizo versiones de I Love You, Porgy, Laurie y Someday My Prince Will Come, con la idea de grabarlos en noviembre de ese año para su disco Homecoming, que finalmente vería la luz 20 años después, en 1999.

Diego Gentile como Bill Evans, en el filme que estrena este jueves 11 de mayo. Fotos Prensa

Diego Gentile como Bill Evans, en el filme que estrena este jueves 11 de mayo. Fotos Prensa
Fueron dos conciertos en Buenos Aires, uno en Rosario y esa extraña presentación en San Nicolás del trío que estuvo acompañado por su manager, Helen Keane. Según los organizadores fue un fracaso económico la gira, quizá por la falta de difusión sobre la actuación de este genial artista que atravesaba un oscuro período tanto en lo artístico donde parecía haber perdido parte de su enorme fuerza creativa como en lo emocional, sacudido por dos tragedias que lo afectaron como fueron los suicidios de su ex mujer, Ellaine, que en 1975 se tiró a las vías del subterráneo y el de su querido hermano, Harry, que se pegó un tiro en abril de 1979.

Evans concibió un nuevo concepto para el trío de piano (con contrabajo y batería), la formación más habitual del jazz moderno y que, precisamente, esa evolución constituye quizás el mayor legado de este artista. Propuso desde el piano una mayor interacción de los instrumentos que pasaron de ser meros acompañantes en muchos casos a convertir la música en una conversación sin un liderazgo evidente.

Evans moriría un año después de esta incursión en la Argentina. Falleció en Nueva York, el 14 de septiembre de 1980, a los 51 años a causa de complicaciones derivadas de una hemorragia causada por una úlcera estomacal asociada a una hepatitis con un cuadro de neumonía y desnutrición. Llegó al hospital Mont Sinaí acompañado por su baterista Joe LaBarbera y su novia, Laurie Verchomin. Falleció el mismo día de su ingreso.

Bill Evans fue un pianista y compositor estadounidense de jazz. Su obra abarca el cool, el post-bop y la música modal. Foto Archivo Clarín

Bill Evans fue un pianista y compositor estadounidense de jazz. Su obra abarca el cool, el post-bop y la música modal. Foto Archivo Clarín
Padeció una larga adicción a la heroína, que dejó por un tratamiento por metadona al que terminó abandonando para reemplazarla por la heroína y la cocaína. El crítico musical y amigo del pianista, Gene Lees, dijo: “Fue el suicidio más largo de la historia”.

Parte real, parte ficción

En Bill 79 entrevemos cómo habría sido la estadía de Bill Evans, un virtual desconocido para los nicoleños, en esa ciudad. Una historia que cruza al pianista más influyente del jazz moderno con el costumbrismo de esa ciudad y esa atmósfera melancólica del músico como cuando recuerda, por ejemplo, a su esposa Kiki (Eliane), a su hermano Harry (en la ficción George) o en el Teatro Municipal frente a un piano Erard, idéntico con el que aprendió de niño.

A todo este espinel que recorren los recuerdos del músico se le suma la perplejidad del concierto como apertura de una noche que tiene como número central la elección de una Miss San Nicolás.

Mariano Galperín, el director de

Mariano Galperín, el director de «1000 Boomerangs» y «Bill 79». Crédito Prensa
Uno de los pasajes interesantes de la película es cuando Bill recuerda sentado frente al afinador del piano a su hermano y dice algo así: “Yo soy George (se refiere a Harry, el nombre real de su hermano) y él era el verdadero Bill”.

Una frase que quizás tendría que ver con sus primeros años de estudio cuando asistían a las clases de Helen Leland y quien mostraba un verdadero talento era Harry que, con siete años, se destacaba en el instrumento mientras que Bill, con cinco, mostraba variados intereses como tocar el violín o la flauta.

Evans está considerado como uno de los pianistas de jazz más importantes de la historia. Foto Archivo Clarín

Evans está considerado como uno de los pianistas de jazz más importantes de la historia. Foto Archivo Clarín
La película apunta a un Bill que mira todo con los ojos de un hombre acostumbrado a adaptarse a las circunstancias; nada parece sorprenderle y eso que la historia está plagada de situaciones poco comunes para la vida de este reconocido artista y, sin embargo, nada parece sacarlo de ese ensueño en el que vive.

Evans tenía una personalidad tímida, poco sociable, aspectos presentes en el filme aunque ocasionalmente se relaja en ese medio ambiente absolutamente diferente a todo lo que conocía, y se hilvana una trama que quita al artista del centro para dar paso al hombre, un aspecto que da una aproximación inesperada, con el riesgo de desdibujar con sentimentalismo excesivo el reservado carácter del genio.

Con Diego Gentile como Evans, Marina Bellati como Susan (manager), Marcelo Xicarts, como Carlos (productor), Paco Gorritz como Diego, Julia Martínez Rubia como Kiki (Eliane) y Candela Arregui como Fabiana (concursante), es una propuesta poco usual.

POS

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS