23.2 C
San Fernando del Valle de Catamarca
sábado, 4 febrero, 2023

Dibu Martínez y su confesión tras el triunfo de la Selección ante México: “Sufrí mucho y hablé con mi psicólogo”

La honestidad brutal de Emiliano Martínez permite entender cuánto le dolió al grupo de la Selección la inesperada derrota contra Arabia Saudita y cuánto alivio significó el triunfo sobre México.

“Sufrí mucho estos tres días, hablando mucho con mi psicólogo porque la verdad que me pateen dos veces y me metan dos goles es difícil de tragar”, confesó Dibu tras el 2-0 que le devolvió la esperanza a la Argentina. El arquero pasó horas hablando con David Priestley, el jefe del departamento de psicología del Arsenal, con quien mantiene relación luego de su larga estadía en el club de Londres. Y allí encontró un poco de calma para soportar ese vendaval de presión.

Y siguió: “Sé que tengo a 45.000.000 de argentinos detrás mío y les podría haber dado más ese partido, pero hoy demostramos que estamos para pelear”.

Sí, las palabras de Dibu Martínez son evidentes. Los días que siguieron al traspié contra Arabia Saudita no fueron sencillos para nadie. Sobre todo porque el arquero del Aston Villa tenía una espina clavada desde el martes. “Íbamos ganando muy temprano, jugamos a media máquina y en el segundo tiempo nos pegaron dos mazazos. Entramos en desesperación y eso no somos nosotros. Nos pegaron dos mazazos de entrada y nos despertaron. Eso nos hizo más fuertes hoy”, reveló. Hasta ahora nadie de la Scaloneta había admitido qué había pasado, en realidad, en el estreno mundialista que puso en vilo a toda la patria futbolera.

Martínez casi que no tuvo trabajo durante los 90 minutos y monedas que se extendió el partido contra México. Sin embargo, apareció con todas sus credenciales para sacarle un tiro libre a Vega cuando todo era nerviosismo, en el primer tiempo, y nada salía como estaba planeado. También se mostró seguro con los pies, por abajo, cada vez que los mexicanos intentaron presionar la salida. “Todavía falta una final, sentimos el apoyo y demostramos que jugamos por 45 millones de argentinos. Volvimos a ser el equipo de estos últimos tres años y medio. Pero Polonia es otra final”, avisó.

Y para que quede claro el valor del triunfo, Dibu volvió a abrir el corazón y contó qué fue lo que pasó por su cabeza y por su cuerpo después de que Enzo Fernández, a pura clase, cerrara el partido.

“Después del segundo gol casi me largo a llorar. Mirá que jugué con mucha presión, la Copa América, la Finalísima en Wembley, estoy en la liga más competitiva del mundo pero esto era muy emotivo. Fue lo más emotivo que viví. Estaba toda mi familia en la cancha y estar pensando que si perdíamos nos íbamos a casa, era una presión enorme. Pero tranquilos. No nos vamos a ningún lado”.

No sorprendió que sea el Dibu uno de los más efusivos al momento de las celebraciones en la intimidad del vestuario. El ex Independiente se subió a una de las mesas para saltar al ritmo de la canción que se hizo himno de esta Selección. “Muchachos, ahora nos volvimos a ilusionar…”, canta el arquero. Y es la sensación que domina tras el triunfo frente a México.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS