21.7 C
San Fernando del Valle de Catamarca
jueves, 1 diciembre, 2022

Viajó al espacio y sintió una “tristeza abrumadora”: qué es el “efecto perspectiva” que sufrió William Shatner

El actor canadiense William Shatner es una figura que muchas generaciones asocian con los viajes interplanetarios. En la ficción interpretó al célebre Capitán Kirk de la serie Star Trek. Y ahora, en un adelanto de su libro, relató la tremenda conmoción que le generó abandonar realmente los límites terrestres.

En un capítulo de Boldly go: Reflections on a Life of Awe and Wonder, que reproduce el sitio Variety, Shatner describe los entretelones de su aventura espacial, algo que estuvo lejos de sus expectativas.

En octubre de 2021, Shatner formó parte de la tripulación de Blue Origin que logró un ticket para abordar la nave New Shepard. Fue invitado por el propio Jeff Bezos, quien se reconocía como un fan de la serie.

Curiosamente, las décadas que estuvo al frente de la nave estelar USS Enterprise no lo prepararon para lo que calificó como “la experiencia más desoladora de su existencia”.

Los compañeros de ruta fueron el magnate tecnológico Glen de Vries, la vicepresidenta de Blue Origin y antigua controladora de vuelos de la Estación Espacial Internacional de la NASA, Audrey Powers, y el ex ingeniero de la NASA Chris Boshuizen.

Todos los tripulantes, salvo Shatner, que hoy tiene 91 años, habían realizado varios simulacros y cursos de formación para afrontar este trayecto que los colocaba unos minutos fuera de los límites terrestre.

El viaje a 106 kilómetros por encima de la superficie del planeta Tierra, apenas duró diez minutos, pero fueron suficientes para que William Shatner tuviera un recuerdo que hoy se asemeja más a una pesadilla.

“Dentro de la cápsula, teníamos que atarnos en un orden específico. Así que mientras estaba sentado, esperando el despegue, estaba más pendiente por la ingravidez y sujetarse al asiento correctamente”, señala.

Qué es el “efecto perspectiva” en viajes espaciales

Hay infinidad de estudios en donde se logró demostrar cómo la ausencia de gravedad afecta al cuerpo humano. Los astronautas, durante sus travesías, pierden masa ósea, fuerza muscular y su sentido del equilibrio se altera.

Las heridas tardan más en sanar y el sistema inmunológico pierde su fuerza. Incluso el sueño se ve afectado por la reducción o falta de gravedad. Algunos de estos síntomas fueron los que tuvo que padecer el capitán Kirk.

“Las fuerzas gravitacionales tiraban de mí. Había un instrumento que nos decía cuántas g estábamos experimentando. A dos g, intenté levantar el brazo y apenas pude hacerlo. A los tres g, sentí que me empujaban la cara hacia el asiento. No sé cuánto más podré soportar, pensé. ¿Me desmayaré? ¿Se me derretirá la cara en un montón de papilla?”, describe.

Finalmente, llegó la orden de aflojar los arneses para que la dotación pudiera flotar por la cápsula, con esa sensación permanente de estar en caída libre. Algo que no todos asocian con el placer.

“Los demás se pusieron a dar volteretas y a disfrutar de todos los efectos de la ingravidez. Yo no quería participar de eso, no me gustaba. Necesitaba llegar a la ventana lo más rápido posible para ver lo que había abajo”.

Fue así que el llamado ‘efecto perspectiva’ (overview effect) comenzó a enturbiar la conciencia de Shatner. Esta ilusión hace referencia a los cambios en la conciencia de muchos astronautas después de observar la Tierra desde un ángulo elevado.

La Tierra apareció por primera vez como un globo frágil y finito lleno de vida que flotaba en el vacío. Esta percepción de tremenda fragilidad puede provocar una sensación de angustia o pérdida.

Vi un vacío frío, oscuro y negro. Era diferente a cualquier negrura que se pueda ver o sentir en la Tierra. Era profunda, envolvente, que lo abarcaba todo. Me volví hacia la luz del hogar. Pude ver la curvatura de la Tierra, el beige del desierto, el blanco de las nubes y el azul del cielo. Era la vida. Vida que nutría, que sostenía. La Madre Tierra. Y yo la dejaba”.

Muchos científicos hablan sobre la conmoción que provoca la vista de la Tierra desde el espacio. El “punto azul pálido”, como lo llamaba Carl Sagan, también puede ser desolador.

“El contraste entre la frialdad despiadada del espacio y la cálida nutrición de la Tierra me llenó de una tristeza abrumadora. […] Se suponía que mi viaje al espacio iba a ser una celebración; en cambio, me pareció un funeral. Todo lo que vi fue muerte”.

Una vez superada la inquietud el aspecto racional se impuso a la emoción y comprendió que, si reconocemos nuestra insignificancia ante la grandeza que nos rodea, tendremos la oportunidad de centrarnos de nuevo en el planeta.

El primero en hablar sobre el efecto perspectiva fue el escritor Frank White en 1987. Desde Yuri Gagarin hasta Michael Collins, lo han vivido en carne propia. Ellos no temían por la supervivencia del planeta, porque hace 50 años la ecología y el cambio climático no era tema de discusión.

Quién es William Shatner

William Shatner como el Capitan Kirk en Viaje a las Estrellas.

Cuando Shatner asumió el rol de líder en la Enterprise de Viaje a las Estrellas tenía apenas 34 años. Su figura apareció en la serie original que se emitió entre 1966 y 1969. La poca repercusión que tuvo obligó a los productores a cancelar su emisión.

Pero ese no fue el único inconveniente. Su papel lo había encasillado tanto que pasó una época muy difícil. En los 70 perdió su casa y la ruina económica lo llevó a vivir en una caravana durante un tiempo, aceptando cualquier trabajo.

Entre algunas producciones de terror de clase B y apariciones televisivas, la luz se volvió a encender. Las reposiciones de Star Trek comenzaron a ser cosechar cada vez más audiencia y en poco tiempo, sus tripulantes se volvieron leyendas.

Este resurgimiento despertó el interés de Paramount por llevar esa avanzada idea de explorar mundos a la pantalla grande. Además, el éxito que George Lucas había cosechado con Star Wars sirvió como empujón definitivo, dando como resultado una saga completa de películas entre 1979 y 1994.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS