20.2 C
San Fernando del Valle de Catamarca
viernes, 2 diciembre, 2022

Bacchiani: sindican a escribana por ayudar al “Trader God” a deshacerse de bienes

La investigación por las presuntas estafas y otros delitos perpetradas por Edgar Adhemar Bacchiani y sus socios ahora cuenta con una impensada ramificación que llega hasta el Colegio de Escribanos de Catamarca. 

Es que en un giro de los hechos, una circunstancia penal sindica a la escribana Joaquina Córdoba Gandini por una presunta adulteración de actas notariales que, según se estima, podrían haber sido objeto de maniobras para lograr que el “Trader God” logre desprenderse de bienes personales con los que eventualmente podría haber respondido en términos económicos.

Córdoba Gandini ya había sido señalada en su momento como una integrante más en la constelación de “poceros” que proliferaron alrededor del negocio montado por Bacchani para captar fondos con fines de “inversión en criptomonedas”. Incluso por esta última razón es eje de una polémica judicial que involucra la exesposa del diputado mandato cumplido por el PRO, Diego Figueroa, quien a su vez ya fue denunciado por Sofía Piña (actual pareja de Bacchiani, tras) por otro hecho que, de comprobarse, revestiría una profunda gravedad institucional: presuntos pagos como coima para que el exlegislador genere, impulse y defienda junto a su par Natalia Saseta un proyecto para declarar de interés parlamentario una disertación del “Trader God”.

En esa polémica, la exesposa de Figueroa remitió al Colegio de Escribanos una nota formal indicando que había realizado tanto una denuncia como una ampliación de denuncia por presuntos hechos de estafa e intermediación financiera no autorizada en contra de Joaquina Córdoba Gandini y su hermano, Ramiro Córdoba Gandini. Desde el Colegio de Escribanos le respondieron en nota firmada por el presidente, Nicolás Ramírez Toledo, que la denuncia estaba siendo analizada.

Ahora el foco de la atención vuelve a posarse en Córdoba Gandini en calidad de escribana de la empresa Adhemar Capital.

Esto se debe a que de una causa civil iniciada por el empresario de la noche Cristian Guillou para recuperar el control del local bailable Wika, en la zona del dique El Jumeal, se desprenden elementos para sindicar a la escribana con un paquete de pruebas materiales sobre posibles falseos en actas notariales.

En julio pasado, el fiscal Federal Santos Reynoso ordenó el secuestro de los libros de actas de registro de firmas de la escribanía Gandini ya que existían “serias sospechas de que Bacchiani habría realizado maniobras tendientes al desapoderamiento de su patrimonio y la ocultación del mismo mediante terceras personas”. Estas fueron abonadas por la expareja de Bacchiani, Celeste Zaraive Garcés Rusa, quien en el marco de su proceso de disolución matrimonial había requerido que se le remita una lista de transacciones de bienes que Bacchiani habría realizado para que pasen a manos de testaferros. En ese momento, la escribanía Gandini se negó al pedido de Garcés Rusa de exhibir estas transacciones.

El rol de la escribana, según argumenta el empresario Guillou, habría consistido en “dejar espacios en blanco” en las actas notariales para ser “rellenadas” a posteriori con transacciones reales pero claramente espurias destinadas a provocar una virtual insolvencia de Bacchiani ante eventuales acreedores, o incluso para saldar deudas en el marco del esquema de captación y entrega de fondos que caracterizó al negocio de Adhemar Capital durante los últimos dos años.

De esta manera, la multitud de expedientes iniciados en la Justicia Civil y Penal provincial, más la investigación federal, añade un nuevo agravante a ser investigado.

Como dato al margen sobre la causa que generó la nueva polémica judicial, ahora se conoce que en su momento ingresó un nuevo contendiente en la pelea civil por Wika, escribanía Córdoba Gandini mediante: el presidente de la Federación Económica, Alejandro Segli, también reclama boleto de compraventa en mano, que  llegó a un acuerdo con Edgar Bacchiani para que le cediera el control del boliche a cambio de una deuda en dólares por una “compra de aberturas”.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS