14.3 C
San Fernando del Valle de Catamarca
domingo, 3 julio, 2022

John Daly, el excéntrico golfista que volvió al circuito y sorprendió a todos con su llamativo look

Cuando se trata de vivir la vida, nadie lo hace como John Daly. El estadounidense actualmente está disfrutando de una de las dos cosas que más placer le da en la vida: jugar al golf. La otra, claro, es beber. Tiene un talento especial para este deporte, pero lo que más llama la atención sobre el campo de juego es su forma de ser. Extravagante, irreverente. Un personaje pintoresco y fuera de lo común.

El hombre de 56 años, una de las estrellas de la primera ronda del PGA Championship 2022, fue visto este jueves con un look que llamó la atención de propios y extraños. Cuando asistió al campo de golf vestido con unos atuendos coloridos y manejando un buggy. Chomba verde, pantalones con calaveras, mucha barba y lentes de sol. Siempre excéntrico.

Los ojos de todos estuvieron posados sobre él y las cámaras también. Daly, que dejó su marca en la historia del golf con sus dos triunfos a nivel Majors, es dueño de una personalidad rebelde, pero también de un talento especial. Recorrió los 18 hoyos arriba de un auto mientras fumaba asiduamente durante las cinco horas de juego. Y no le fue nada mal.

John Daly, excéntrico e irreverente. Foto: AFP.

El ganador del Championship de 1991 y del Abierto Británico de 1995 disfrutó de un día exitoso bajo el sol de Oklahoma en el Southern Hills Country Club y terminó la primera jornada del PGA Championship de Tulsa. Luego, en vez de ir a descansar o realizar ajustes en su juego, el de California se tomó un recreo diferente al de sus competidores.

Fiel a su estilo. Fue a comer por la noche a una reconocida cadena de alitas de pollo de Oklahoma donde se fotografió junto a las camareras del lugar. La imagen fue publicada en su cuenta de Instagram y comentó: “¡Feliz de pasar y ver a mi familia Tulsa Hooters y agarrarme unas alitas sobre la marcha!”.

Pero no terminó ahí. Luego de eso, fue visto en un casino disfrutando de las máquinas tragamonedas. Claro, ese es otro de sus vicios. John Daly es un declarado ludópata. La vida del norteamericano estuvo llena de vaivenes. 

Los pantalones de Daly en el PGA Championship de Tulsa. Foto: EFE.

El éxito prematuro

Long John, como se lo conoce en el circuito, irrumpió a lo grande desde joven y se coronó campeón del PGA Championship con 25 años. Pero ese inesperado festejo -que repitió cuatro temporadas más tarde, al coronarse en el Abierto Británico- lo llevó a la fama de la noche a la mañana y él no supo manejar la situación.

“No me enseñaron a tener éxito. No lo sabía gestionar”, comentó hace ya varios años quien en 1997 se transformó además en el primer jugador en lanzar la pelota a una distancia de 300 yardas (270 metros) desde el tee, una hazaña que nadie pudo igualar hasta 2003.

El alcohol, que lo había acompañado desde muy joven -cuando en sus años como golfista universitario le pidieron que bajara de peso, durante dos meses y medio solo comió pochoclo, empezó a fumar y bebió whisky hasta perder 30 kilos-, se transformó en un serio problema. Y la situación empeoró cuando descubrió su pasión por las apuestas.

Daly y su batalla contra las adicciones. Foto: AP

Las adicciones: una constante

Su desordenada vida privada afectó su juego y llegó a ser descalificado de varios torneos por mal comportamiento. Pero supo decir basta a tiempo. Se reinventó, dejó el alcohol, se sometió a una cirugía de bypass gástrico para controlar su peso y volvió a competir en 2004.

Su carrera estuvo plagada de malos comportamientos. Fue expulsado por agredir a un aficionado y por insultar a un Marshall. También se retiró varias veces del campo de juego antes de terminar, firmó autógrafos en estado de ebriedad y, en alguna ocasión, hasta llegó a meterse una bola de juego en el bolsillo.

En septiembre de 2020 el californiano fue diagnosticado con cáncer de vejiga y fue noticia al adelantar la operación relacionada a su tratamiento para tener suficiente tiempo para recuperarse y jugar un torneo en diciembre con su hijo. Un fuera de serie.

¿Por qué usa un carrito? El californiano padece de osteoartritis en la rodilla derecha y la organización le otorga el uso de un coche a los jugadores que ingresan al certamen bajo la reglamentación vigente de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades. Por este motivo, utiliza el buggy que llamó la atención de todos en la primera ronda del circuito. Sin dudas, Daly es un personaje único e irrepetible.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS