12.7 C
San Fernando del Valle de Catamarca
viernes, 20 mayo, 2022

Punta del Este: los rebusques de los argentinos para salir a comer afuera a pesar del tipo de cambio

“Promo menú con entrada, plato principal, refresco o copa de vino a 530 pesos uruguayos” (en pesos argentinos serían 2.650), anuncia la pizarra de un restaurante en la zona de Manantiales, en Punta del Este. Claro, la oferta no detalla la conversión del precio a nuestra moneda nacional que vale apenas centavos. En el balneario top de Uruguay, la gama de opciones es amplia y variada, para todos los bolsillos y gustos.

“Los restaurantes están a full como hace tiempo no se ve en Punta. Anoche había espera en todos lados”, observa un mozo de Chivipizza, sobre Pedragosa Sierra, donde cada noche se ven largas filas de espera. Enfrente hay otro restaurante que también desborda.

Algunos establecimientos gastronómicos señalan que están vendiendo como en otras temporadas, otros observan una reducción en la cantidad de productos consumidos. Es decir, si la mesa antes pedía dos botellas de vino, ahora opta por una; y un tercer grupo nota una tendencia por seleccionar comidas de menor importe en reemplazo de las de mayor valor.

“Es apresurado hablar de números concretos en esta fecha, pero se puede decir que a partir del 30 de diciembre se notó un mayor movimiento de turismo extranjero. Sin dudas, es una temporada mejor a la anterior. Estamos recibiendo la vuelta paulatina del público argentino al que se lo ve disfrutando de las salidas, aunque tal vez no con el nivel de consumo de otros años”, expresa Sebastián Freire, presidente de la Corporación Gastronómica, en diálogo con Clarín.

Puerto 5, uno de los paradores elegidos por los argentinos que visitan las playas en la zona de La Mansa. Foto Rafael Mario Quinteros / Enviado Especial

Marcelo Reino, encargado del popular restaurante de Gorlero “Il Mondo della Pizza”, le cuenta a este diario que los argentinos consumen menos porque todo les resulta más caro. “Somos uno de los rubros más baratos. Por 450 pesos uruguayos ($ 2.250 argentinos) come bien una persona. Una familia estándar de 4 miembros puede almorzar o cenar por $ 1.200 uruguayos ($ 6.000 argentinos)”, detalla.

También, destaca que suelen buscar muchas promociones como el dos por uno que puede encontrarse en la pizza de muzzarella, milanesas, hamburguesas u ofertas, como la tabla de mar para cuatro que vale $ 1.100 uruguayos ($ 5.500 argentinos) con bebida incluida, alrededor de $ 250 uruguayos ($ 1.250 argentinos) por persona.

“Esta temporada tenemos muchas promociones porque somos concientes de que el tipo cambiario le pesa al argentino. Si tienen que cuidar el billete, de repente vienen a almorzar y no a cenar, pero hacen un esfuerzo y siguen saliendo igual. Muchos abonan con tarjeta por el beneficio que tienen en la devolución del IVA”, comenta Reino.

Y detalla: “Si antes pedían un salmón ($ 800 uruguayos que en argentinos son $ 4.000), ahora van por la milanesa o hamburguesa ($ 450 uruguayos que se traducen en $ 2.250 argentinos) y ya no solicitan el vino más caro. Se adaptan a los tiempos”, puntualiza Reino.

Con rebusques, los turistas argentinos de clase media se las arreglan para salir a disfrutar igual en bares y restaurantes de Punta del Este. Foto Rafael Mario Quinteros

En “Blas Beach” advierten que el cliente argentino de clase media mermó. “Tenemos 3 mesas al día, un 5%, porque el resto es de alto poder adquisitivo o turismo interno. Los de clase media ordenan la comida con la bebida y se van sin hacer la sobremesa. Incluso, aprovechan platos para compartir entre dos o tres. En cambio, los de clase alta no se fijan en precios ni ofertas y siempre se quedan hasta el café”, describe uno de los mozos ante la consulta de este medio.

Pablo Lucas, uno de los encargados del parador “Montoya”, percibe: “Se escucha por todos lados lo caro que estamos en comparación con Argentina, pero la clase media vino igual y por menos días, sin escatimar en gastos. Consumen aproximadamente $ 1.000 uruguayos ($ 5000 argentinos) por persona y suelen pedir los clásicos, una rabas, alguna cerveza o pescado”.

Leandro Quiroga, dueño de “Medio y Medio”, ubicado en Portezuelo, Punta Ballena, observa: “Antes que una reducción en el consumo, notamos una visión más detallada de los precios.

Promociones en “Il Mondo della Pizza” para atraer a los turistas argentinos. Foto Rafael Mario Quinteros / Enviado Especial

Para un mozo de “Zazú” no varía el pedido sino la rutina. “Baja la frecuencia, no el volumen. Consumen los mismos productos, pero menos veces. El gasto promedio de una familia es de $ 3.000 uruguayos ($ 15.000 argentinos) porque al argentino le gusta probar mucho los frutos de mar”, enfatiza.

En la zona del puerto coinciden en que el argentino que busca platos mediterráneos, gourmet, mantiene su nivel de consumo. “Varía el que va a Gorlero o elige comidas tradicionales”, manifiesta un comerciante.

Freire aclara que puede haber dos formas de reducción de consumo, por cantidad o tipo de producto, pero que la tendencia no se observa en todos los perfiles de restaurantes. “Hay lugares donde se está consumiendo igual”, destaca.

Así, en el parador “Ovo Beach” dicen que mantienen el mismo nivel al del verano 2019-2020. En “Magnum” también reciben cada vez más turistas. “En un día de tormenta hicimos 800 cubiertos y un domingo 1.500”, indica Ignacio Salvo, su director.

En Blas Beach advierten que el público argentino mermó. Foto Rafael Mario Quinteros / Enviado Especial

Diego Rippel, dueño de Borgia, que se inauguró hace poco en la zona del puerto, cierra: “Ofrecemos productos italianos y la gente no suele venir a buscar precios. El potencial de mis clientes no es la familia de clase media, pero si viene consume dos pizzas entre cuatro y no gastan más allá de los $ 2.500 uruguayos ($ 12.500 argentinos).

Punta del Este. Enviada especial

MG

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS