13.2 C
San Fernando del Valle de Catamarca
viernes, 19 agosto, 2022

Inflación: mañana se conoce el dato de diciembre y se espera que supere otra vez el 3%

La inflación sigue en el centro de la escena. Mañana se conocerá el dato de diciembre del INDEC y los analistas esperan una suba del 3,5% mensual. Así, según las estimaciones privadas, el 2021 cerraría con un incremento acumulado en torno al 50%, coronando el segundo año con mayor inflación desde principios de los 90 después del 53,8% registrado en 2019.

De cumplirse el pronóstico, la variación de diciembre marcará un aumento respecto de noviembre, cuando el ritmo de los precios desaceleró al 2,5%, y estará en sintonía con lo ocurrido en septiembre y octubre, meses en los que la suba mensual fue del 3,5%, la más alta desde abril pasado luego del pico del 4,8% en marzo, que encendió el alerta en el gobierno.

Por capítulo, la inflación núcleo (aquella que excluye componentes volátiles, estacionales y regulados) se aceleró nuevamente en diciembre y cerró en 4,2%, el único por encima del nivel general estimado en 3,5%, debido al aumento de rubros como carnes, artículos para el hogar y servicios para el hogar, según las estimaciones de EcoGo.

La baja de noviembre fue medio artificial, los precios mantienen un ritmo del 3,5%, que es equivalente a un 50% anualizado. No vemos una aceleración de los precios. Hay que ver que pasa cuando se empiece a descongelar, si hacen algo con el tipo de cambio, las tarifas, combustibles y el resto de regulados”, dijo Sebastián Menescaldi, director asociado de EcoGo.

A la hora de analizar los rubros, C&T detectó que en diciembre, como ocurre en ese mes, esparcimiento tuvo el mayor incremento por el pico de turismo en el inicio del verano. Le siguió alimentos y bebidas, el de mayor ponderación, con un fuerte repunte tras la moderación en noviembre por el congelamiento de precios. Y la carne, si bien incidió, tendió a moderarse sobre el fin de año.

En vivienda y servicios básicos se destacó el alza de las expensas por el aguinaldo de los porteros. En transporte y comunicaciones, incidió el ajuste de 30% en taxis con una fuerte suba del precio de los autos. Equipamiento y mantenimiento del hogar estuvo influido por el aumento de 5% en el sueldo de las empleadas domésticas. También hubo un alza de 7% en cigarrillos. Y salud, se mantuvo estable.

Con esos parámetros, la consultora estimó una suba del 3,5% mensual, similar a diciembre del año pasado, y una variación anual del 51,4%, superior al récord previo de 49,3% en 2019. “Lo más llamativo es que pese a los congelamientos de precios de alimentos, la inflación de este rubro se aceleró en diciembre. Esparcimiento tambien fue alto, y para enero ambos rubros arrancan con arrastre“, dijo María Castiglioni, directora de C&T.

Hacia delante, varios analistas observan una aceleración de los precios ante la expectativa de una mayor aceleración del dólar y la revisión de las tarifas. El relevamiento de expectativas de mercado elaborado por el Banco Central prevé una suba del IPC del 3,4% en diciembre, 3,7% en enero y febrero, y 4% en marzo y abril, para descender en mayo al 3,6% y en junio al 3,5%.

En la primera semana de enero, LCG relevó una suba del 1,18% en alimentos y bebidas impulsada por frutas y comidas, mostrando una aceleración respecto de la semana previa. EcoGO, en tanto, registró una variación del 1,2% en la segunda semana de enero, superior al 0,5% de la primera, por el cambio de la canasta congelada a partir de esta semana, que implicó la autorización de una suba promedio mensual del 2%.

Por otra parte, también se espera el impacto de los rubros estacionales en el primer mes del año, en particular del turismo, el cuarto aumento en las prepagas (9%), el ajuste en los peajes de las autopistas en la Ciudad, alquileres (51%), VTV y estacionamiento medido (50%), telefonía fija, internet y televisión (9,8%),  y las subas anunciadas en gas y electricidad (17-20%), sin oficializarse aún.

“Para el año las perspectivas son de alta inflación, en parte porque siguen los desequilibrios macro, el gobierno planea seguir con la receta de controles y acuerdos de precios, que no funcionan y a esto se suma que este año se deberán corregir tarifas (aun no está claro el porcentaje), mayor aceleración del tipo de cambio oficial, y algunos ajustes”, dijo Castiglioni.

Los analistas también miran con atención la inflación reprimida en varios rubros de servicios regulados y el impacto del “exceso de pesos” en la economía, alimentado por la emisión monetaria para financiar el déficit fiscal, cuyo sendero es la principal diferencia que impide un acuerdo con el FMI. Todos esos factores pondrían un piso de inflación elevado, en torno al 55% en 2022.

“Si bien las ventas minoristas y en consumo masivo las ventas crecieron en forma interanual, la variación de precios no cedió en el último mes del año que vino acompañada por el mes de mayor emisión de pesos por parte del banco central de la república argentina en el año para asistir al tesoro. Por lo cual este accionar se verá reflejado en los próximos meses en la variación de precios y cotización de los dolares paralelos donde los argentinos buscan refugiarse con los pesos que pierden valor”. señaló Damián Di Pace, director de Focus Market.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS