20.4 C
San Fernando del Valle de Catamarca
jueves, 11 agosto, 2022

Denuncian a Santiago Cafiero por la presencia de un funcionario en un acto junto a un iraní acusado de volar la AMIA

El diputado nacional de Juntos por el Cambio Waldo Wolff denunció este miércoles al canciller Santiago Cafiero y al embajador argentino en Nicaragua Daniel Capitanich por haber participado junto a uno de los acusados por el atentado terrorista a la AMIA en la ceremonia de reasunción del presidente nicaragüense, Daniel Ortega.

La causa apunta a determinar si Cafiero “fue previamente informado por el Gobierno de Nicaragua sobre la presencia de Mohsen Rezai en la ceremonia de asunción del Presidente Ortega; y si esa fue la razón por la cual el gobierno de nuestro país decidió no enviar una delegación”.

“De haber sido previamente informado –como ocurre habitualmente, ante actos oficiales de esa envergadura- o durante el acto propiamente dicho -el día 10 de los corrientes-, por parte de nuestro embajador Capitanich; a nuestro entender Santiago Cafiero podría ser considerado co-autor del delito previsto y reprimido por el artículo 249 del CP [Código Penal]”, indica la denuncia.

El escrito presentado, que cuenta con el patrocinio del abogado Tomás Farini Duggan, afirma que en caso de confirmarse que el canciller tenía conocimiento de la presencia de Mohsen Rezai en la ceremonia, “el repudio posterior de la Cancillería confirma la presencia de la tercera modalidad omisiva prevista por el artículo 249 del CP, pues se ‘retardó’ un acto propio del oficio”.

“Sin saber si Rezai aún permanece en Nicaragua o cuando partió de ese país y con qué destino, pues el repudio se da cuando el formal pedido de detención -al Gobierno que sea- no se cumple o el imputado abandona el país anfitrión; no antes”, agrega la denuncia.

El ministro iraní Mohsen Rezai, uno de los acusados del atentado a la AMIA, aparece entre Nicolás Maduro y Daniel Ortega en la asunción de este último del quinto mandato al frente del régimen de Nicaragua.

En el escrito, Wolff detalló declaraciones periodísticas en las que el embajador Capitanich había anunciado el pasado 7 de enero que una delegación gubernamental argentina asistiría al acto de asunción de Ortega, pero finalmente “el día 10 de los corrientes la delegación argentina no se presentó a la toma de posesión del Presidente Ortega en Nicaragua”.

“Este cambio de posición podría encontrarse motivado en el conocimiento previo del gobierno argentino sobre quienes concurrirían al acto, pues es costumbre protocolar que los estados se informen esos datos antes de un evento de tal magnitud. Este es un dato que la instrucción deberá esclarecer”, argumentó.

En esa línea, recordó que la Argentina estuvo representada “oficialmente en el acto por el Embajador Daniel Capitanich, quien a pocos metros del podio pudo ver como Mohsen Rezai –presentado oficialmente ante la audiencia- era invitado a subir al escenario y aclamado por los concurrentes, para tomarse fotos junto a Ortega, [Nicolás] Maduro y [Miguel] Díaz Canel”.

“Daniel Capitanich, cumpliendo su función de embajador –asistió a la ceremonia en ese rol- representa oficialmente a nuestro país ante el gobierno de Nicaragua. En cumplimiento de ese cargo tenía el deber de denunciar, ante el gobierno de Nicaragua, la presencia de un prófugo de la Justicia Argentina con orden de captura internacional y alerta roja de Interpol, señalado de haber participado en el mayor atentado terrorista sufrido por nuestro país”, puntualizó Wolff.

Por último, sentenció: “Pero no lo hizo. Es decir, ilegalmente omitió o rehusó hacerlo, conociendo quien era el invitado que él tenía a pocos metros, en un acto oficial donde representaba al gobierno Argentino. Y sabía quién era Mohsen Rezai pues fue presentado oficialmente ante los concurrentes al acto”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS