20.9 C
San Fernando del Valle de Catamarca
domingo, 14 agosto, 2022

Alberto Ramos, de Goldman Sachs: “Un acuerdo light entre Argentina y el FMI estaría condenado al fracaso”

Mientras Argentina atraviesa un trimestre crítico, en el que buscará resolver la reestructuración de su deuda por más de US$40.000 millones con el Fondo Monetario Internacional, no son únicamente los argentinos quienes siguen de cerca las negociaciones. Uno de los analistas que monitorea el avance de las discusiones entre Argentina y el Fondo es Alberto Ramos, jefe del equipo de investigación macroeconómica de Latinoamérica del banco de inversión estadounidense Goldman Sachs.

En el Ministerio de Economía reconocen que fondos extranjeros que quedaron atrapados en el país luego de la reinstalación del cepo cambiario en 2019 mantienen unos US$5.500 millones en títulos locales. Un nuevo acuerdo con el Fondo sería el primer paso hacia un ordenamiento de la economía, que podría resultar en un eventual relajamiento de esos controles cambiarios.

Durante una entrevista con Francisco Aldaya de BloombergLínea, Ramos se manifestó pesimista respecto a la posibilidad de que un acuerdo con el organismo multilateral encauce a la Argentina en un sendero de políticas fiscales y monetarias sostenibles, el economista asevera que “el FMI no va a resolver los problemas de la Argentina”.

“Sólo los argentinos y el gobierno argentino pueden resolver sus propios problemas, haciéndose cargo del ajuste necesario”, afirma Ramos, al sostener que a su criterio, las autoridades actuales “no están dispuestas” a validarlo.

A continuación parte de la entrevista:

La emisión monetaria en Argentina ascendió a cerca del 5% del PBI el año pasado. ¿Cómo se compara esa cifra con lo que hicieron los países desarrollados durante la pandemia, y cuáles serán las consecuencias de esa emisión en el largo plazo, de esa monetización del gasto?

La situación es bastante singular en el caso de Argentina. A lo largo de los años ha habido una gran y recurrente monetización de déficits fiscales importantes, con una credibilidad política muy baja, que está detrás de la aceleración muy importante de la inflación. La inflación subyacente supera el 55% interanual y ha sido bastante elevada durante un período prolongado. Argentina no tiene mercados locales profundos en los que pueda financiar sus necesidades fiscales, por lo que depende de la bondad de terceros.

¿Cuáles serán las consecuencias a largo plazo de la emisión récord que vimos en diciembre, por ejemplo?

La demanda de dinero no está aumentando al mismo ritmo que el importantísimo incremento de la oferta monetaria. La credibilidad política y la confianza en la moneda son muy bajas. Así que o bien el Banco Central esteriliza esa emisión emitiendo sus propios pasivos, que ya son más del 100% de la base monetaria, lo que puede socavar la estabilidad financiera en el futuro, o si no monetizan, ese exceso de liquidez acabará presionando los precios. Tenemos controles de divisas, controles de precios, controles de comercio, controles financieros, de todo. Así que, a pesar de todos esos controles, a pesar de una inflación bastante reprimida mediante el control de las tarifas públicas y otros precios, seguimos teniendo una inflación superior al 50%.

Uno de los principales objetivos tanto del Banco Central como del Ministerio de Economía es desarrollar el mercado de capitales local para financiar el déficit, en lugar de hacerlo mediante la emisión. ¿Existe un riesgo importante en que Argentina aumente constantemente su deuda en pesos?

Ya no es un riesgo. Es una realidad. Y sí, tiene importantes consecuencias macroeconómicas negativas. La subida de 100 puntos básicos en la Leliq a 28 días llevó la tasa de referencia al 40%, lo que parece alta en todos los sentidos, pero sigue siendo muy negativa en términos reales tanto ex post, cuando se mira la inflación realizada, como ex ante, cuando se miran las expectativas de inflación. Es un paso muy pequeño y tímido en un camino muy largo hacia la normalización política y financiera, que requerirá avances en la consolidación fiscal, porque si se mueven los tipos de interés reales a territorio positivo y se siguen financiando grandes déficits fiscales, se puede imaginar que los pasivos del Banco Central van a aumentar muy rápidamente, con consecuencias muy nefastas. El Banco Central debería preocuparse por el rápido aumento de sus propios pasivos, incluidos los repos y las Leliq.

¿Interpreta esa suba de tasa y el anuncio sobre el ajuste y la segmentación de las tarifas energéticas como un intento del Gobierno de empezar a hacer los deberes que le pide el FMI?

Son pequeños pasos. Creo que el FMI está exigiendo un par de cosas, incluyendo una senda de consolidación fiscal creíble, que no sea excesivamente prolongada. Tengo entendido que las autoridades no están dispuestas a validar eso. Quieren seguir registrando grandes déficits fiscales durante un período muy largo de tiempo, para finalmente alcanzar el equilibrio fiscal sólo en 2027. Eso es demasiado tiempo para un período de ajuste, y la economía no lo tolerará. Eso terminará definitivamente en una gran crisis macro y financiera. Por supuesto, el FMI también quiere una normalización monetaria y financiera, y llevar los tipos de interés a un terreno positivo forma parte de esa agenda. Pero tiene que haber coherencia. Luego tenemos la cuestión de los aranceles reprimidos, de la inflación, del tipo de cambio desajustado. Permitir que el mercado determine esos precios es también un elemento importante de un posible programa del FMI. Así que esto podría verse como una acción previa para que la negociación avance.

Deuda argentina: Desde hoy, el BCRA enfrenta vencimientos con escasas reservas ¿Cree que hay grandes diferencias entre lo que el gobierno argentino dice en público y lo que dice al FMI a puerta cerrada?

Creo que hay grandes desacuerdos en la dirección de la política por lo que uno entiende de las declaraciones públicas. El ministro de Economía, Martín Guzmán opina que un ajuste acelerado de la política fiscal acabará con el crecimiento. Yo opino lo contrario, y creo que el FMI también. No hacer el ajuste fiscal es la vía rápida para no crecer. La situación actual es insostenible. Las autoridades no deberían atribuirse el mérito del crecimiento en 2021. Eso fue sólo un rebote de la severa contracción provocada por Covid-19 en 2021. Lo que sabemos es que las políticas actuales conducen al estancamiento económico y de hecho a la contracción, y a una inflación muy alta. No funcionan, fin de la historia. Insistir en ellas sería un gran error. 

Si imaginamos que se aplica un ajuste ortodoxo. ¿Cuánto tiempo se tardaría para ver un efecto positivo en términos de inversión en el país?

El FMI no va a resolver los problemas de Argentina. Sólo los argentinos y el gobierno argentino pueden resolver sus propios problemas, haciéndose cargo del ajuste necesario. El FMI no impone políticas, sino que proporciona asistencia financiera y respalda un determinado conjunto de políticas. Tenemos que alejarnos de la idea de que el FMI es la bala mágica que resolverá los problemas de Argentina. Yo diría que soy bastante pesimista sobre si tenemos o no un programa con el FMI. Argentina se enfrenta a graves desequilibrios macroeconómicos y está aislada de los mercados internacionales de capitales. Si no hay acuerdo, será más de lo mismo. Argentina entrará en mora con el FMI, las políticas no cambiarán, el ajuste fiscal no se hará y las cosas seguirán deteriorándose. Si se llega a un acuerdo, una de las opciones es un programa light, en el que el FMI proporcione alguna ayuda financiera con una matriz muy ligera de condicionalidad de políticas. Creo que eso sería un terrible error, porque no movería la aguja de las políticas en Argentina. Si las políticas no mejoran, los resultados macroeconómicos no mejorarán. Ese tipo de programa no beneficia a los argentinos y está condenado al fracaso. Me temo que las autoridades aún no están preparadas para aceptar un programa tradicional del FMI que obligue a mejorar las políticas, porque no creen en el ajuste fiscal. También estoy convencido de que si hay un programa serio, se descarrilará muy rápidamente. Puede que firmen los papeles, pero después de las primeras revisiones, vas a ver que la ejecución será muy errática, y el FMI suspenderá los desembolsos, y acabarás en el mismo lugar. Con o sin programa del FMI, creo que seguimos teniendo problemas, por lo que es posible que no permita a Argentina recuperar el acceso al mercado.

¿Cuáles son algunos ejemplos de programas exitosos del FMI en circunstancias similares?

Ha habido varios, con Brasil en su día, por ejemplo. El problema no es el FMI. Son las autoridades. Incluso el anterior acuerdo con Argentina, bajo el gobierno de Macri, que ha sido muy criticado. El programa fracasó, pero creo que deberíamos preguntarnos exactamente por qué fracasó. No creo que estuviera mal diseñado. Hasta que el programa empezó a descarrilarse, la inflación estaba bajando, las tasas estaban bajando y el déficit fiscal se acercaba a cero. El shock del programa fue un shock político y de confianza, donde los resultados de las elecciones primarias sorprendieron a todos. El mercado y los argentinos se asustaron, y lo que los hizo muy reacios no fue el programa del FMI, sino precisamente que después de las primarias iba a haber una transición hacia un nuevo gobierno que no iba a adherir al programa del FMI. No es que no estuviera generando los resultados macroeconómicos que se esperaban. ¿Cuál es la alternativa a un programa del FMI? Seguir viviendo con una importante represión financiera y una inflación superior al 50%. Sin acceso a los mercados internacionales de capitales. Los resultados de crecimiento de la última década han sido pésimos, muy bajos. Hay que repensar cómo se hace la política macro en Argentina.

Algo muy criticado del acuerdo anterior fue la falta de flexibilidad concedida a las autoridades para intervenir en el tipo de cambio, con el FMI insistiendo en un tipo de cambio flotante. Parte de la narrativa es que la repentina y rápida depreciación del peso contribuyó a la derrota electoral del gobierno de Macri.

No es que haya buenas opciones a las que agarrarse en una situación como esa. La solución no era una intervención, sino una señal política. Pero no se pudo ver, porque en ese momento parecía que los argentinos querían algo diferente, un modelo más populista e intervencionista. No creo que haya que dejar necesariamente que la moneda flote libremente, sin trabas todo el tiempo, pero tampoco hay que mantenerla atrapada con una serie de controles, porque es un precio, una señal, y cuando está bajo una presión importante, es una señal de disfunción macro en alguna parte que hay que analizar y arreglar.

SN

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS