19.2 C
San Fernando del Valle de Catamarca
domingo, 14 agosto, 2022

Un servicio a precio bajísimo, a contramano del resto del mundo

El kirchnerismo ha hecho una bandera del consumo de luz y gas a precios diferentes y más bajos que los del resto del mundo. Uno de sus slogans de campaña fue que no habían subido las tarifas. El oficialismo entiende que un alto consumo energético es una señal de bienestar en la población.

¿Qué provocó un consumo récord de electricidad en la primera quincena de enero, con oficinas vacías y miles de hogares de vacaciones?

No hay una sola explicación, sino varias a la vez. Cuando los consumidores perciben que el precio de un bien o servicio es accesible, o fácil de pagar para sus bolsillos, tienden a consumirlo quizás hasta en exceso.

La distribución eléctrica en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano está -medida en dólares– en los importes más bajos del mundo. Un bimestre de alto consumo en Buenos Aires no iguala el proporcional de una boleta de luz en Madrid de un día.

“Argentina debe ser el país con más aires acondicionado por habitante de América latina, seguro. En los barrios de menores ingresos de San Pablo no veo la cantidad de aire acondicionados de barrios similares en Argentina”, grafican los expertos energéticos.

En la serie “Emily in Paris”, una de las más vistas en la plataforma de Netflix, la protagonista trabaja en una agencia de marketing y publicidad para marcas de lujo en la capital francesa. En uno de los capítulos, sufre porque en su oficina (donde los empleados compiten a ver quién viste más caro) no hay aire acondicionado. Aunque es una licencia propia de la ficción, son varios los países europeos que se cuidan con el aire acondicionado, porque consume mucha electricidad y allí es cara.

Los instaladores de aire acondicionados están en “alta demanda”. Aún hoy, hay que pedirles turno con tanta antelación como a un médico.

Los hogares grandes, que pueden tener un aire acondicionado por ambiente, suelen prender uno solo si ese consumo impactará en su bolsillo. Pero si su boleta de luz cuesta menos que dos combos en una cadena de comidas rápidas, la propensión es a encender de más.

Entre los artefactos eléctricos, los aire acondicionados son los que más consumen. En una hora, un artefacto de estos consume cinco veces más que un televisor. Aquí esta la lista oficial al respecto.

El ex ministro de Energía de Cambiemos, Juan José Aranguren, proponía que el aire acondicionado se encendiera a 24 grados. De esa forma, el consumo era “responsable”, según expresaba.. Fue objeto de críticas por esa apuesta a la austeridad.

“Lo que proponía el Gobierno era una suerte de educación al ciudadano sobre el consumo de energía desmedida. Pero no fue entendido de esa manera”, grafican especialistas. El incremento de tarifas buscó disminuir los subsidios y hacerle entender a la población que la electricidad suele ser cara. En España, el costo de las boletas de luz -en ascenso- viene ocupando las portadas de diarios como “La Vanguardia” (en Barcelona) desde hace meses. De todas formas, se trata de una tendencia global, a la que Argentina escapa, por ahora.

En el Gobierno también están apuntando a las granjas donde se trabajan con criptomonedas. Las mismas serán perseguidas. En una eléctrica plantean que son difíciles de detectar. “Si son 5 computadoras encendidas a la vez, pueden pasar como una vivienda. Pero si son más, nos damos cuenta y vamos a pedirles que se conecten como industria”, dicen.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS