20.4 C
San Fernando del Valle de Catamarca
jueves, 11 agosto, 2022

Guzmán sale a buscar mañana $65.000 millones al mercado

El Ministerio de Economía inaugurará este miércoles su programa financiero con la primera licitación de deuda del año, en la que buscará colocar $65.000 millones en el mercado local después de la suba de tasas definida por el Banco Central y en medio de las señales de aceleración de los precios, un factor que alimenta la demanda de títulos indexados a la inflación y al dólar.

El objetivo de la cartera de Martín Guzmán es cubrir vencimientos por cerca de $52.000 millones que coinciden con la cancelación el viernes de dos letras de muy corto plazo (LELITES), destinadas únicamente a los Fondos Comunes de Inversión (FCI), y se apunta a obtener un financiamiento adicional que le permita al Tesoro disponer de recursos de cara a un trimestre desafiante.

A diferencia de los ocho instrumentos ofrecidos la última vez, el menú será más acotado en esta ocasión y consistirá en cuatro títulos, todos con vencimiento en 2022. Habrá una LELITE con plazo hasta el próximo 31 de enero, dos letras a descuento (LEDES) a abril y mayo, y una letra ajustada por inflación (LECER) hasta octubre.

La licitación tendrá lugar en un escenario con tasas de referencia más elevadas, tras subir del 38 al 40% la semana pasada. Además, el BCRA aumentó el límite de tenencia de Leliq a 28 días de plazo por hasta un monto proporcional al stock de depósitos a plazo del sector privado de cada entidad, eliminó los pases a 7 días y creó una LELIQ a 180 días con una tasa del 44%.

Para algunos analistas, las medidas del BCRA no deberían incidir en lo inmediato en el programa financiero de Guzmán. En primer lugar, porque el Tesoro ya fue incrementando los rendimientos en forma paulatina, lo que le permitió cerrar diciembre con un nivel de renovación de vencimientos del 150%. El otro motivo sería la mayor duración de los títulos que ofrece.

No debería tener demasiado impacto la suba de tasas del BCRA dado que la mayoria de los instrumentos que se emiten son bastante más largos. Ledes a abril y mayo que cotizan a tasas a algo más altas, y después Lecer octubre que es una letra ajustada por inflación”, dijo Martin Przybylski, economista de Consultatio.

Otros, en cambio, creen que la decisión del Central fue en sintonía con los cambios adoptados el año pasado, que expandieron el financiamiento de Economía mediante la flexibilización de los límites a los bancos  y FCI para colocar excedentes en títulos públicos, la instrumentación de futuros de títulos públicos y el lanzamiento de las LELITES.

“Vamos a decirlo más claro. La suba de tasa de la LELIQ en 2 puntos porcentuales es una escusa. La medida de fondo tiene mucho más que ver con la eliminación de los PASES a 7 días y las LELIQ a 180 días y es seguir armando mecanismos para forzar que la liquidez bancaria financie al Tesoro“, tuiteó días atrás Gabriel Camaño, economista de consultora Ledesma.

El ajuste en las tasas era una medida reclamada por el FMI y fue la principal señal enviada por el Gobierno un día después de las diferencias que reconoció Guzmán en torno al sendero fiscal. El ministro busca llegar al equilibrio fiscal en 2027, pero el Fondo exige acelerarlo. Y lo mismo ocurriría con la emisión monetaria para financiar el déficit.

Las exigencias del organismo suponen un serio desafío para el Tesoro, que el año pasado requirió $1,92 billones del Banco Central (4,2%), sin contar la maniobra contable con los DEG. Si bien esa porción de financiamiento monetario es menor a la del 2020, representa más del doble de la meta prevista (1,8%) en el Presupuesto 2022, que fue rechazado por la oposición. 

La emisión en el último trimestre del año, el de mayor nivel de gasto público, es seguida con atención por los analistas por su impacto en la inflación durante el verano. El relevamiento de expectativas de mercado del BCRA de diciembre muestra una aceleración de los precios a partir de diciembre, con un pico en marzo del 4% mensual.

Esas presiones incentivan la cobertura con títulos atados a la inflación o el dólar en un mercado de pesos cautivo por las restricciones cambiarias y condicionan al Tesoro a seguir recurriendo a ellos para engrosar el fondeo de cara a los fuertes vencimientos de bonos entre enero y marzo por $ 1,4 billones, un 80% ajustado por CER. Este mes vencen $ 225.000 millones.

El CER va a ser el instrumento fundamental de Finanzas este año. Con una inflación que arranca en la zona del 50% interanual y con un dólar que va a aumentar su ritmo de devaluación, es la única garantía de retornos reales positivos”, dijo Lucio Garay Méndez, analista de EcoGo.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS