23.2 C
San Fernando del Valle de Catamarca
sábado, 4 febrero, 2023

El largo camino de Brian Cox, el magnate malvado de Succession

Tarde o temprano tenía que suceder que Brian Cox, el actor que interpreta a Logan Roy en Succession (la serie que se ve por HBO Max) fuese reconocido por el gran público como uno de los grandes actores del Reino Unido.

Aclamado por su papel del multimillonario patriarca de una familia disfuncional y poderoso propietario del conglomerado de comunicaciones y entretenimientos Waystar Roy Co., Brian Cox -artista escocés de 75 años- cumplió 60 años de carrera.

La interpretación del magnate sin escrúpulos, con reglas propias y capaz de bajar o ungir a un presidente de los Estados Unidos es una de las claves del éxito de Succession.

Cox lo explica así: “Creo que es porque todos tenemos ambición. A veces se ve frustrada. A veces la enterramos. A veces vamos por ella. A veces nos avergonzamos de ella. Creo que la desnudez de Succession es lo que atrapa a la gente. Porque es bastante desnuda en ese sentido: el lenguaje, el abuso…”.

Brian Cox, en la piel de Logan Roy, el protagonista de “Succession”, la serie de HBO Max. Foto AP

Un largo camino

Cox aún recuerda que uno sus mentores le dijo: “Brian, lo tuyo va a ser una carrera de fondo. Te va a ir bien, pero lo importante vendrá cuando seas mayor”. Profecía cumplida.

Su trabajo actoral, que le valió premios y distinciones, como el Globo de Oro, dos Lawrence Olivier, un Primetime Emery y tres Screem Actor Guild, entre otros, deja en evidencia una interesante historia de actuaciones brillantes.

Por ejemplo, su famosa interpretación del Rey Lear (1990-1991), con la compañía del Royal National Theatre. Por cierto, el Rey Lear es uno de los papeles más difíciles de Shakespeare y la representación de Cox abrió nuevos caminos en la comprensión de esta enigmática figura.

Entre sus premios, Cox destaca el haber ganado su segundo Lawrence Olivier como Mejor Actor por su interpretación de Titus Andronicus (1988), en la obra del mismo nombre.

Fue la mejor actuación que jamás haya hecho en un escenario”, afirmó el actor en una entrevista televisiva. El año anterior había recibido el Premio Drama de la Asociación Británica de Teatro como mejor actor por su papel de Petruchio, en la obra The Tamming Of The Shrew.

Brian Cox tiene mucha experiencia en teatro.

Un poco de historia

Brian Denis Cox nació el 1° de junio de 1946, en Dundee, Escocia. Fue el menor de cinco hermanos de una familia católica de muy bajos recursos. Su padre murió cuando tenía 8 años; a los 15 dejó la escuela, aunque desde los 14 ya estaba actuando en el Dundee Repertory Theatre.

Cox contó en una entrevista que sintió al teatro como su primera familia. A los 17 años viajó a Londres para inscribirse en el London Academy of Music and Dramatic Art, en la se graduó en 1965.

Trabajó en el Royal Lyceum Theatre, de Edimburgo, en el Birmingham Repertory Theatre y en el Vaudeville Theatre, del West End, en Londres. Cox se convirtió en un consumado actor de Shakespeare, su paso por la Royal Shakespeare Company y el Royal National Theatre le dieron a su formación el peso necesario para desarrollar personajes de la profundidad que exige la obra del Bardo de Avon.

Brian Cox, el gran protagonista de “Succession”, donde interpreta a Logan Roy.

Esencialmente, es un actor de teatro, aunque de una enorme versatilidad para componer diferentes papeles tanto en televisión como en cine, donde filmó 50 películas.

En televisión debutó en 1965, como Nelson, en el programa The Wednesday Play y en cine, en 1971, haciendo de Trotsky en Nicolás y Alejandra. Entre sus actuaciones en cine se destaca haber sido el primero en interpretar a Hannibal Lecter en el clásico Manhunter (1986).

Antes de llegar a su consagratorio rol de Logan Roy, el magnate que no duda en exponer o delatar a sus hijos para continuar al frente de su multimedios, hizo un importante número de series y especiales de TV.

Entre ellos, se cuenta Nüremberg, donde interpretó al criminal de guerra nazi Hermann Goering y que le valió ser nominado al Globo de Oro y al Screem Actors Guild Awars.

Brian Cox, en la entrega de los Globo de Oro. Foto Reuters/Mario Anzuoni

También por su papel como actor invitado en la serie Frasier recibió su segunda nominación a los premios Emmy, en 2002, año en el actuó en siete películas. Un año después fue nombrado Comandante del Imperio Británico al tiempo que recibía la segunda nominación al premio SAG como parte del electo de Adaptation, en la que interpreta a Robert McKee, gurú de los guiones de Hollywood.

En Nueva York, fue el protagonista de St. Nicholas, interpretación que le valió el premio Lucille Lortel al actor destacado y sendas nominaciones de Drama Desk y Outer Critic’s Circle.

También escritor

Brian Cox es autor de tres libros, Salem to Moscow, An Actor’s Odyssey y The Lear Diaries, donde relata las dificultades emocionales y físicas que le surgieron al interpretar el absorbente papel del Rey Lear y una autobiografía Putting The Rabbit in the Hat, donde señala: “lo importante no es sacar el conejo de la galera, sino saber cómo meterlo”.

Su papel central en Succession, que se estrenó a mediados de 2018 y que le permitió ganar el Globo de Oro, no se interpuso en otros proyectos. En efecto, participó en The Pretenders (2018), Strange But True (2019), Remember Me (2019), The Last Right (2019), Last Moment of Clarity (2020), The Bay of Silence (2020) y Separation (2020).

Cox reflexiona: “No ha sido todo fácil, ha habido dolor en el camino. No todo ha salido redondo, yo esperaba hacer más papeles protagónicos en las películas, pero fue lo que fue y no me quejo ni me arrepiento de nada”.

A la vista del éxito de Succession y de la repercusión de su malvado Logan Roy, tiene razón. Como cuando cuenta en qué momento encuentra esta tercera temporada a su personaje.

Logan y Kendall Roy, compuestos por los actores Brian Cox y Jeremy Strong.

“Hay un nuevo reto. Hay un hijo usurpador que está tratando de probarse a sí mismo y Logan sabe que el chico está a punto de recibir un golpe, simplemente porque es un chico tan complicado, el joven Kendall (el actor Jeremy Strong). Y es un chico tan solitario. No hay nada que Logan pueda hacer al respecto. Pero lo ama.

“Lo que le pregunté a Jesse Armstrong (el guionista) desde el principio es: ‘¿Ama a sus hijos?’ Y me dijo: ‘Ama absolutamente a sus hijos’. Así que una vez que has establecido eso, lo mucho que significan sus hijos para él, y lo decepcionante que se vuelve todo, eso es pasto para toda la serie: en el fondo, nunca lo vemos, no lo expresa, pero sí los ama. De ahí viene todo”.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS