Sin Cristina, el kirchnerismo en Santa Cruz busca retener al menos una banca de las tres bancas

0
21
sin-cristina,-el-kirchnerismo-en-santa-cruz-busca-retener-al-menos-una-banca-de-las-tres-bancas

Por segunda vez Cristina Kirchner no viajó a Santa Cruz para votar. La primera vez fue también por motivos de salud en el año 2013. Alicia Kirchner afrontará los resultados de estas elecciones 2021 sin la tradición familiar de los domingos que suele cumplir con la vicepresidenta. Sin encuestas que hayan trascendido, en el oficialismo se preparan para que los números de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) se repliquen. Esto sería: la derrota del kirchnerismo en su propia tierra.

Santa Cruz renueva tres bancas en la Cámara de Diputados. El escenario electoral representa varios desafíos. Las posibilidades son dos, y en ninguna de ellas colocan al gobierno de Alicia Kirchner como ganador. Sin la presencia de la vicepresidenta en estos comicios, su cuñada busca que los resultados le garanticen una banca en la Cámara Baja.

Si bien, por un lado, se ponen en juego tres bancas también se plantea como un paso para la oposición en su plan de edificar el tránsito hacia 2023 en el afán de conquistar la gobernación. El 10 de diciembre finalizan los mandatos de Roxana Reyes (Unión Cívica Radical), Antonio José Carambia (Acción Federal) y Juan Benedicto Vázquez (Frente de Todos).

En las primarias, Cambia Santa Cruz, con Reyes como ganadora de la interna que postuló seis listas en la oposición, se impuso con 58.808 votos (39,21%) por sobre el kirchnerismo, que postuló al intendente de Puerto Deseado, Gustavo González, y recogió 40.483 votos, (26,99 %). SER (Somos Energía para Renovar), liderada por Claudio Vidal -secretario general del gremio petrolero- quedó con el 24% de los votos, a dos puntos y medio de la fuerza gobernante.

Ahora se abren al menos dos opciones. El primer escenario es un desafío para el gobierno provincial, que busca impedir que este domingo la oposición lleve al Congreso dos representantes y que, a pesar de ser oficialismo y fuerza gobernante hace más de treinta años, ingresar por la minoría.

No es desconocido este panorama, el kirchnerismo ya perdió en tres ocasiones en comicios nacionales que no cuentan con la ley de lemas, ingresando como fuerza minoritaria: la primera vez fue en 2009 con Eduardo Costa como candidato; en 2013, con los comicios de medio término; y en 2015 Máximo Kirchner perdió e ingresó por la minoría al Congreso en su primera campaña electoral.

A ese resultado se aferra Cambiemos: volver a quitarle dos bancas al gobierno kirchnerista. Los menos optimistas señalan que el triunfo les daría algunos puntos más que en las Primarias, pero que no sería suficiente para sumar dos representantes en la Cámara Baja como ya ocurrió en otras elecciones.

De todas formas, son varios los que coinciden en plantear que se consolida un espacio opositor más amplio que llevará después del domingo un discurso central: “Si toda la oposición se une en Santa Cruz, el kirchnerismo va a desaparecer”, explicaron desde Juntos a Clarín.

Segundo escenario​

Los guarismos permiten observar otro escenario: la distribución de las bancas para los tres espacios en disputa. Esto instala en el “terruño K” una situación inédita, se quebraría el tradicional bipartidismo con la llegada de la nueva fuerza política liderada por el petrolero Claudio Vidal que cosechó el 24% de los votos en las PASO. Esos números lo dejaron a 4.000 votos de diferencia de la fuerza gobernante.

Claudio Vidal, que busca llegar al Congreso, integró el kirchnerismo en las elecciones de 2019 permitiendo con sus votos, y gracias a la ley de lemas, que Alicia Kirchner renueve su cargo como gobernadora. En estas elecciones y manejando un gremio de más de 9.000 afiliados de la actividad económica más importante de Santa Cruz, busca consolidarse como la tercera fuerza política de cara a las elecciones de 2023. 

La oposición, que ni siquiera esperaba ganar en las Primarias, con seis listas internas acumuló el 39,21%. El número que manejan es otro, sumando lo que ellos obtuvieron, más los votos de SER (el espacio de Vidal) y los votos en blanco, “nos da que el 70% le está diciendo que no al kirchnerismo en su propia tierra“, analizan.

Por otro lado, en el Gobierno donde nadie se muestra triunfalista por estas horas, hacen otra cuenta. Alicia Kirchner logró posicionar mejor a su candidato, Gustavo González (intendente de Puerto Deseado) y lograron mejorar la performance de las Primarias. De ser así, ingresarían al Congreso por la minoría, dejando afuera al espacio político liderado por el petrolero Vidal.

No es el escenario deseado, porque el kirchnerismo en la provincia que le dio origen, busca llevar a la Casa Rosada y a la propia vicepresidenta, un mensaje de triunfo. Sin embargo, la distribución de las tres bancas en tres espacios diferentes, tampoco es la mejor opción: saben que si todo el arco opositor se une para las elecciones de 2023 por primera vez, podrían ver peligrar la permanencia de la dinastía en el poder. La tercera posibilidad, que el kirchnerismo consiga dos bancas y Vidal la tercera, es muy difícil.

NE

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA