7.7 C
San Fernando del Valle de Catamarca
lunes, 4 julio, 2022

Eugenio Zaffaroni: “No se puede confundir a un homicida con un ‘perejil'”

Eugenio Zaffaroni no se apartó ni un ápice este miércoles de la postura que lo caracteriza, al referirse a los últimos casos de inseguridad. El exintegrante de la Corte Suprema de Justicia manifestó que hay que discernir entre “homicidas” y “perejiles”, y que poner tras las rejas a estos últimos solo genera la multiplicación de los hechos delictivos.

“Si alguien cree que por encerrar más ‘perejiles’ se van a evitar los homicidios creo que está un poco equivocado. Hay una cosa que es elemental, no se puede confundir a un homicida con un ‘perejil’. Encerrar perejiles es reproducir delincuencia”, consideró Zaffaroni.

Consultado en Radio 10 sobre el significado de su analogía, afirmó: “(Encerrar ‘perejiles’) es encerrar ladroncitos y cosas de esa naturaleza. No se puede tratar a un homicida, a un violador o a un psicópata de la misma manera en que se trata a un idiota que se lleva un celular”.

“El tratamiento que habría que darle a este último es agarrarlo del cogote, pegarle dos o tres cachetadas y decirle que deje de jorobar. Claro que eso no se puede hacer porque eso es violatorio de los derechos humanos, pero hay métodos jurídicos que equivale a hacer eso”, aclaró.

“No se puede tratar de la misma manera a todos los casos”, dijo el exjuez de la Corte. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

En ese sentido, mencionó otro contrapunto en la idea de llevar a la cárcel a personas que cometieron delitos que, según su consideración, son menores: “Si vas a llenar la cárcel de tontos, los tontos saldrán deteriorados y estigmatizados”.

“Eso reproduce delincuencia, en lugar de prevenirla. Es distinto. No se puede tratar de la misma manera a todos los casos. No se puede curar el cáncer, el sida y la tuberculosis con la misma medicina. La conflictividad criminal es así”, explicó.

En sintonía con su posición garantista, criticada por varios sectores de la sociedad, Zaffaroni añadió que “hay gente que tiene que salir, porque si a los tontos los metés adentro es porque no hacen cosas muy graves”. “La puerta giratoria es porque la mayoría no está por cosas muy graves”, indicó.

El crimen del kiosquero

Zaffaroni se refirió también al violento homicidio de Roberto Sabo, un comerciante de Ramos Mejía que falleció después de ser baleado. Su caso generó un malestar tan profundo en la sociedad que la temática hasta se metió en el medio de la campaña política con vistas a las legislativas del domingo.

Sobre ese episodio, el exjuez de la Corte sostuvo que homicidios como el del kiosquero, en ocasión de robo “pasan en todos lados”. “No es el homicidio que predomine entre nosotros, que es el de conflictividad y el intrafamiliar”, apuntó.

Roberto Sabo, con Nicolás y Tomás, sus hijos. El kiosquero fue asesinado durante un asalto en Ramos Mejía

En esa dirección, agregó: “Homicidio en ocasión de robo tenemos uno cada tanto. Por suerte, no es el homicidio que predomine entre nosotros, lo indican las estadísticas. Por supuesto hay que hacer un esfuerzo para bajarlo. Y ese esfuerzo hay que hacerlo frente a algo que ningún Gobierno, ni este ni ninguno, invirtió, que es el monitoreo científico y técnico de esos homicidios”.

“En el caso de los homicidios, que es particular, mi sueño es tener un organismo de política criminal nacional que los monitoree”, finalizó.

DB

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS