7.7 C
San Fernando del Valle de Catamarca
lunes, 4 julio, 2022

YouTube elimina el recuento de los “No me gusta”: por qué ya no se verá el “dislike” en los videos

YouTube dejará de mostrar la cantidad de “No me gusta” que tienen los videos: esto significa que el botón de “dislike” seguirá estando disponible, pero no habrá forma de saber cuántos usuarios dieron clic.

La compañía dice que el cambio es para evitar que los creadores más pequeños sean blanco de ataques de disgusto o acoso, y para promover “interacciones respetuosas entre espectadores y creadores”.

En marzo, YouTube anunció que estaba experimentando ocultando los números de dislikes al público y los creadores individuales tuvieron durante mucho tiempo la capacidad de ocultar calificaciones en sus videos .

Pero el hecho de que el recuento de no me gusta desaparecerá para todos (gradualmente, según YouTube) modifica la forma de consumir contenidos: los espectadores están acostumbrados a poder ver la proporción de me gusta y no me gusta apenas hacen clic en un video y pueden usar ese número para decidir si continuar mirando.

El botón del dislike será removido. Foto YouTube.

YouTube dice que cuando probó ocultar números de dislikes, las personas tenían menos probabilidades de usar el botón para atacar al creador; comentar “Solo vine acá para dar dislike” fue aparentemente menos satisfactorio cuando en realidad no se puede ver que el número aumenta.

Sin embargo, ese comportamiento puede continuar hasta cierto punto, ya que los creadores podrán ver los números de dislikes para su propio video en YouTube Studio. La compañía dice que esto aún permite que los espectadores bien intencionados dejen comentarios privados a los creadores de contenido o utilicen “No me gusta” para ajustar las recomendaciones de video del algoritmo.

Precedentes de otras redes

La medida se aplicó a otras plataformas: los resultados. Foto AFP

Otras redes sociales también han dado a los usuarios la opción de ocultar métricas de calificación: Instagram y Facebook te permiten ocultar los recuentos de me gusta si se quiere evitar la posible presión social que conlleva que la principal medida de éxito en la plataforma se muestre a todos.

La comparación es, de todos modos, insuficiente: la cantidad de Me gusta que obtiene su video de YouTube seguirá siendo pública (si deja activadas las calificaciones públicas) e Instagram aún no desactivó los “Me gusta” en todo el sitio, pero muestra una creciente preocupación por qué datos los creadores tienen acceso a los datos a los que tienen acceso sus audiencias.

El argumento de YouTube de que quiere proteger a los creadores más pequeños de las multitudes que no les gustan o del acoso tiene bastante sentido. Es fácil imaginar soluciones alternativas para algunas de las otras ideas que surgieron para combatir ese comportamiento, que incluía solicitar información adicional sobre por qué no le gustaba el video o desactivar el botón de no me gusta hasta que haya visto una cierta cantidad del video.

En cambio, las personas que dejan dislikes lo harán solo para los ojos del creador.

El impacto en los niños

YouTube es una de las aplicaciones más usadas por los chicos. Foto Reuters

La medida tiene que ver con una tendencia e varias plataformas sociales. A fines del mes pasado, representantes de las tecnológicas YouTube, TikTok y Snapchat se comprometieron este martes a entregar al Congreso de Estados Unidos toda la información interna que tengan sobre el impacto de sus productos en la salud mental de los menores.

Esa promesa de transparencia se produce después de que una exempleada de Facebook revelara que esta compañía y otras plataformas de su propiedad, como Instagram, ocultaron información sobre la manera en que las redes sociales pueden crear adicción en niños y o dañar la percepción que tienen de ellos mismos.

En una audiencia en un subcomité del Senado, el legislador demócrata Richard Blumenthal preguntó a los representantes de YouTube, TikTok y Snapchat si, como Facebook, habían evaluado el impacto de sus productos en menores y les arrancó el compromiso de entregar al Congreso cualquier información.

“Esperamos esa entrega en semanas, no en meses”, avisó Blumenthal.

En respuesta a las preguntas del senador, la vicepresidenta para Política Global de Snap (propietaria de Snapchat), Jennifer Stout, explicó que las investigaciones internas de su compañía han concluido que el 95% de los usuarios aseguran que la red social les hace “felices”, porque les conecta con sus amigos.

Por su parte, el vicepresidente para EE.UU. de TikTok, Michael Beckerman, consideró que esas investigaciones sobre el impacto de las redes sociales en la salud mental de los adolescentes deben hacerse de “manera transparente” con expertos externos e independientes de la empresa.

Sugirió, por ejemplo, la posibilidad de que esos estudios se hagan en colaboración con los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés), la agencia del Gobierno de EE.UU. encargada de la investigación médica.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS