12.1 C
San Fernando del Valle de Catamarca
sábado, 2 julio, 2022

Qué “ilegalidad” cometió Google según la Unión Europea para ser multado por más de 2.400 millones de euros

En un fallo que refuerza las intenciones de la Unión Europea para tomar medidas contra las empresas de tecnología más grandes del mundo, Google perdió una apelación para revocar un fallo antimonopolio histórico de los reguladores europeos contra el gigante de Internet. Pero, ¿qué hizo la compañía según la UE para considerar que tuvo un accionar “ilegal”?

La multa de 2.424 millones de euros (cerca de 2.800 millones de dólares) impuesta por los reguladores da cuenta de cómo y qué límites se les puede poner a las gigantes tech. Según la UE, Google “abusó de su masivo alcance en internet para dar una ventaja ilegal a sus propias recomendaciones de compra en sus resultados de búsqueda”.

“Al favorecer su propio servicio de comparación de precios en sus páginas de resultados generales a través de una visualización y posicionamiento más favorables, mientras que relega los resultados de los servicios de comparación de la competencia en esas páginas por medio de algoritmos de clasificación, Google se apartó de la competencia por sus méritos“, explicó el tribunal.

La clave del argumento legal en este y otros casos antimonopolio es el concepto de “autopreferencia“: la idea de que una empresa como Google puede infringir la ley antimonopolio utilizando una posición dominante en un mercado (en el caso de Google, la búsqueda) para empujar una mejora en otro aspecto: en este caso, las compras online. La autopreferencia no es en sí misma una infracción de la ley antimonopolio de la UE, pero sus posibles efectos dañinos, como sofocar mejores productos fabricados por rivales, sí lo son.

Oficinas de Google en Berlín. Foto EFE

La Comisión Europea, que controla la competencia en el bloque de 27 naciones, sancionó a Google en 2017 por favorecer de forma injusta a su propio servicio de compras sobre sus competidores. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó que “desestima en gran medida” el recurso de Google contra esta sanción antimonopolio y ratificó la multa.

Google había respondido a la medida: “Los anuncios de Shopping siempre han ayudado a las personas a encontrar los productos que buscan de forma rápida y sencilla, y han ayudado a los comerciantes a llegar a clientes potenciales“, dijo la empresa en un comunicado. “Nuestro enfoque ha funcionado con éxito durante más de tres años, generando miles de millones de clics para más de 700 servicios de comparación de precios”.

Pero la Unión Europea ratificó su posición: “El Tribunal dictamina que, en realidad, Google favorece su propio servicio de comparación de compras ante servicios competidores, en lugar de ofrecer el mejor resultado sobre los demás”, afirmó el tribunal en un comunicado.

Google alegó que en 2017 realizó cambios para cumplir con la decisión de la Comisión Europea.

“Nuestro enfoque ha funcionado con éxito durante más de tres años, generando miles de millones de clics para más de 700 servicios de comparación de precios”, afirmó el grupo en un comunicado.

La multa forma parte de un esfuerzo de los reguladores comunitarios por mermar el enorme peso del gigante de internet en el continente. A esta sanción le siguieron otras dos, también antimonopolio, impuestas por la Comisión, con un importe total de 8.250 millones de euros (9.500 millones de dólares) que también están recurridas.

La investigación de la UE halló que Google dirigió injustamente a sus usuarios a su servicio de comparación de precios, Google Shopping, en detrimento de sus rivales. Los reguladores comunitarios pidieron un cambio en la forma en la que ofrece los resultados de las búsquedas en Europa.

Foto Reuters

El fundamento de la sentencia

“La sentencia de hoy envía el mensaje claro de que la conducta de Google fue ilegal y proporciona la claridad jurídica necesaria para el mercado”, señaló la vocera de competencia de la Comisión, Arianna Podesta, tras el fallo del tribunal, que se puede recurrir aún ante el máximo órgano judicial comunitario, el Tribunal de Justicia de la UE.

Podesta apuntó además que “la decisión sienta un importante precedente” y “ha ratificado” el marco del Ejecutivo comunitario para “evaluar si la ventaja de Google de uno de sus servicios especializados cumple” con la política de competencia de la Unión Europea.

Podesta señaló que la comparación de precios “ofrece un importante servicio a los consumidores en una época en la que el comercio electrónico es cada vez más y más importante para vendedores y consumidores”, y apuntó que Bruselas estudiará la sentencia para analizar sus implicaciones a casos similares.

El fallo del TGUE llega once años después de que Bruselas iniciara su investigación sobre Google Shopping, bajo la dirección del entonces comisario de competencia, el español Joaquín Almunia, que intentó llegar a un acuerdo de compromiso con la compañía antes de imponer la multa.

Margrethe Vestager, encargada de competencia en la UE. Foto AP

Una política que cambió su sucesora, la danesa Margrethe Vestager, ahora también vicepresidenta de la Comisión.

“Es cierto que este caso puede haber durado más tiempo que otros casos. Pero tiene que verse desde el punto de vista de la historia, en tanto que durante un determinado número de años se ha intentado negociar una solución“, dijo Podesta.

Tras conocer el fallo, Google reaccionó diciendo que en 2017 ya realizó cambios “para cumplir” con las exigencias de la Comisión Europea, que “han funcionado de manera exitosa, generando mil millones de clics para más de 700 servicios de comparación de precios”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS