7.7 C
San Fernando del Valle de Catamarca
lunes, 4 julio, 2022

Mercado laboral: los sesentennials se abren paso entre los más jóvenes

Hay un viejo prejuicio que dice que después de los 45 años, las personas se vuelven obsoletas para el mundo del trabajo. Sin embargo, hoy, frente a un nuevo paradigma ese grupo etario toma mayor relevancia y su fuerza radica en tres premisas puntuales: la experiencia, la madurez y la responsabilidad.

En un encuentro organizado por BritCham, Cámara de Comercio Británico, cinco mujeres disertaron sobre la relevancia que el grupo de mayores de 45, 50 y hasta los sesentennials (los mayores de 60 años) gana terreno en el mercado laboral. Ese cambio se da, principalmente, a partir de la inclusión en las agendas de recursos humanos de las temáticas relacionadas a la inclusión y la diversidad dentro de los primeros tres temas de interés a tratar, y eso excede a la edad, allí entran también cuestiones de género, discapacidad y otras variables.

Los excluidos invisibles dentro del mercado laboral cuentan, sin embargo, con cualidades diferenciadoras que los hacen valiosos para el mercado laboral. “Su experiencia, su madurez, y su responsabilidad son características de las que ninguna compañía puede prescindir. Sobre todo en un contexto dinámico como el actual”, señaló en el comienzo Marcela Angeli, Directora de Talent & Rewards en Willis Tower Watson.

“Hablamos de los excluidos invisibles y en la medida en que comenzamos a hablar del tema estamos generando un cambio“, arrancó Verónica Mizrahi. responsable corporativa de Diagonal. Para la especialista, “la tecnología juega un rol importante en la reinserción de las personas y la pandemia aceleró el proceso”, dijo.

En la misma línea, su colega Agustina Guerreiro, responsable de Capital Humano en Practia Global, indicó que “el tema de la formación de talento es algo que nos ocupó siempre como organización de tecnologia”.

Ambas especialistas trabajan en conjunto sobre un programa de reinserción laboral para “talento más grande”, aquellos mayores que quieren volver a trabajar pero sienten que no tienen ningún valor para brindar. Con la tecnología como aliada para ese cambio, desarrollaron un programa de empleabilidad gratuito.

Y dentro de ese diferencial que encontraron en la gente grande está “el fuerte nivel de compromiso en el aprendizaje. Algo que en los jóvenes cuesta más encontrar”, indicaron.

Aunque todas las convocadas hablaron de inclusión sobre todo el arco de edades, centrarse en los mayores de 45 años toma especial relevancia si se tiene en cuenta que hoy por hoy sólo 2 de cada 10 ofertas de empleo​ no ponen límite de edad, y se estima que el 80% de las búsquedas laborales son para menores de 40.

“Este año empezamos a ver un cambio de aire. Ya que estemos hablando sobre diversidad generacional es una situación innovadora. Hay un interés genuino en las organizaciones por cambiar este paradigma”, señaló Mizrahi.Y  concluyó: “El talento realmente no tiene edad y puede potenciarse a través de otras herramientas”.

Reinserción laboral​

Volver al mercado laboral

A su turno, Jimena Fernández, gerente de Recursos Humanos de Unilever, especializada en la estrategia de diversidad y quien lleva al frente el programa Sesentennials -que busca generar espacios de trabajo que van más allá de la edad- señaló que desde su empresa la inclusión de gente más grande se da porque “dejamos de pensar en roles fijos y estáticos, trabajamos sobre grupos flexibles”. “Empezamos a trabajar en las habilidades de las personas”, explicó.

Y en ese sentido, siguió: “Estamos generando una cultura nueva, donde las fronteras de las áreas se rompen un poco y pensamos realmente cuál es el proyecto que tenemos ahora, qué impacto queremos generar, quiénes se pueden sumar y qué personas tienen esas habilidades puntuales”.

Con esa intención nació, el programa Sesentennials en el que trabaja. El mismo se concentra en “cada persona alcance su máximo potencial siendo quien realmente es”. “Esto es estratégico para nosotros porque ya desde el año pasado venimos experimentando una transformación cultural, dentro de Argentina, que tiene que ver con la agilidad. Y eso significa poner más foco en los términos que mueven al negocio y repensarse en equipos flexibles”, señaló durante un webinar organizado por BritCham, de la embajada británica.

En ese sentido, para la especialista, antes se partía erróneamente de la premisa de que la gente a determinada edad quería dejar de trabajar. Sin embargo, para Fernández esto no es así y “la gente mayor de 60 años quiere seguir desarrollándose”.

​Con la expectativa de vida cada día más alta, las personas que llegan a los 60 o incluso que sobre pasan esa edad, ya no representan a “los viejos” de antaño.Y la revolución de las viejas nació en 2020, a raíz de esa cuestión. “Nosotras nos damos cuenta que a partir de los 60 años entramos en la jubilación o la vejez oficial, pero ya no somos esas viejas de 20 o 30 años atrás”, aseguró Liliana Urbina, asesora sobre políticas publicas de Salud y Longevidad.

A modo de conclusión, la moderadora del evento Marcela Angeli dijo que “todas las organizaciones valorizan: experiencia, madurez, y responsabilidad. Ese es el valor agregado que tienen los mayores de 45/50 años”. “La la posibilidad de generar al maximo el potencial de cada uno de nosotros dura toda la vida”, aseguró.

SN

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS