12.1 C
San Fernando del Valle de Catamarca
sábado, 2 julio, 2022

Crimen en Ramos Mejía: un “santuario” de carteles y flores frente al local y el último deseo del kiosquero asesinado

La fachada del kiosco de Ramos Mejía donde trabajaba Roberto Sabo hasta este domingo -cuando fue asesinado en un intento de asalto a su local- ya no luce de la misma manera: en medio de la marcha autoconvocada para pedir justicia, vecinos convirtieron la entrada en un santuario en su honor.

Además, en medio del dolor de la familia por el crimen, uno de los hijos de Roberto reveló cuál era su último deseo y expresó que, cumplirlo, le traería un poco de felicidad a ellos y su padre estaría “muy presente”.

Decenas de carteles y flores de diferentes tipos y colores cubren ahora la persiana del negocio ubicado a 300 metros de la comisaría donde familiares, amigos y ciudadanos cansados de la inseguridad se encontraron para protestar por el crimen al grito de “queremos justicia”.

Pedro, padre de la víctima, conmocionado frente a su kiosco. Foto Juan Manuel Foglia

Los mensajes pegados en la entrada se multiplicaron con el pasar de los minutos. “Ramos Mejía está roto”, dice una de las cartulinas que se observan en la entrada. A su lado, se pueden ver al menos tres imágenes del hombre de 48 años que falleció este fin de semana por delincuentes.

Algunos de los carteles fueron condolencias para los allegados a la víctima. “Fuerzas familia y amigos” se lee en más de uno decorado con corazones y manos pintadas. “Justicia por Roberto, te vamos a extrañar”, dice otro escrito en la misma línea.

También se aprovechó el espacio para reclamar justicia por el crimen y por los constantes hechos se inseguridad en zona. “A Roberto lo asesinó el Estado ausente”, “Morir por trabajar, ¿hasta cuando?”“Basta de inseguridad” fueron otros de los mensajes plasmados en el kiosco.

También se vieron otras cartulinas que decían: “Un abogado exitoso es el que sabe el precio del juez”, “Espinoza=Berni=comisario. Renuncien”.

Conmocionado por la repercusión y el apoyo de los vecinos, Pedro, papá de la víctima, no pudo evitar emocionarse al ver el santuario que realizaron espontáneamente en homenaje a su hijo. Detenido frente al local apreciando los carteles y las flores, no contuvo las lágrimas.

En diálogo con TN, los hijos mellizos de Roberto aprovecharon para agradecer la presencia de todos y compartir como se sentían luego del incidente. El primero que se animó a hablar dijo: “Todo el mundo lo amaba. Los clientes, vecinos. Nos arruinaron la vida a todos. Yo toda la vida le tuve miedo a la muerte, más que nada por mi papá. Y ayer un hijo de puta me lo sacó”, dijo reclamando inseguridad.

Nicolás, que habló segundo visiblemente emocionado, compartió: “Me sacaron a mi papá. Lo mataron por trabajar. Te cambia todo de un día para el otro. Yo trabajaba con él mediodía, compartíamos mucho. Era mi amigo, mi jefe, mi compañero. No sé que voy a hacer”.

Además, reveló cual era el último deseo de su papá: hincha de River Plate, deseaba que sus cenizas fueran arrojadas en el Estadio Monumental.

“Alguna que otra vez hablamos de la muerte con él y me dijo que su último deseo era que se tiren sus cenizas en el Monumental. Somos enfermos de River y es algo de felicidad que le traería a mi familia y que se que él estaría muy presente”, compartió tímidamente admitiendo que tenía esperanzas de que pudiera cumplirse.

DD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS