12.1 C
San Fernando del Valle de Catamarca
sábado, 2 julio, 2022

Lo que no pudo Diego Milito lo consiguieron las redes sociales: el “Oso” Fernández se va de Racing

En tiempos de redes sociales, la contestación de un tuit puede ser más potente que el enfrentamiento cara a cara con uno de los máximos ídolos del club. Porque a Adrián Fernández, el Oso, encargado del fútbol amateur de Racing desde 2008, hace años que lo vienen apuntando. No fueron pocos los hinchas que pidieron su alejamiento del club. Pero siempre resistió Fernández, aún cuando quedó en la vereda opuesta de Diego Alberto Milito. La tensión entre ambos culminó con la salida del Príncipe de la Secretaría Técnica del elenco de Avellaneda por diferencia de criterios, el año pasado. Blanco respaldó una y otra vez al dirigente por su lealtad. Hasta este nuevo escándalo: el vaso se rebasó y este jueves por la noche el presidente le pidió la renuncia. Así, dejará su cargo de vocal y de presidente del fútbol amateur.

Un tuit de Ramiro Fernández, el hijo de Adrián, desató un escándalo en Racing. Ramiro cargó contra Miguel Gomis, el coordinador de las Inferiores de la Academia. Gomis fue el descubridor de Milito y fue el Príncipe quien lo sumó para que trabajara en el predio Tita, ahí donde el Oso es el mandamás.

Las peleas entre Milito y Fernández se trasladaron al coordinador. Gomis respondió al tuit de Ramiro y rápido recibió el apoyo de Rodrigo De Paul. Y la bola no paró de crecer. Se publicaron viejos audios en los cuales Fernández criticaba con dureza a Milito y a Maxi Moralez. Los hinchas, enfurecidos, hicieron tendencia el hashtag #FueraOsoFernandez y Víctor Blanco tuvo que tomar cartas en el asunto. En una reunión via Zoom, el mandamás académico le pidió a su ladero que diera un paso al costado.

Es un personaje peculiar Adrián Fernández, que lleva a Racing en la sangre. Fue integrante de los Racing Stones, una facción de la barra brava La Guardia Imperial. Y forma parte de la Comisión Directiva del club desde 2008: se inició con Rodolfo Molina, siguió con Gastón Cogorno y culminó con Víctor Blanco.

Fernández protagonizó dos episodios que lo hicieron conocido en el mundo Racing. El primero, a mediados de la década del 2000, fue por una pelea con Mostaza Merlo en un hotel céntrico de la ciudad. El Oso, en ese entonces solo hincha, pretendía que el entrenador diera un paso y se produjo el contrapunto. El segundo fue una discusión con Maximiliano Moralez, en 2008, porque no había regresado a Racing de Rusia y eligió a Vélez.

Se insiste: desde 2008 es el presidente del fútbol amateur. Durante su gestión salieron varios futbolistas y Racing vendió por más de 100 millones de dólares. Pero su presencia en el club empezó a estar en duda cuando se peleó con Diego Milito. El Príncipe había pedido que el Oso no formara parte de la Comisión Directiva en 2017, aunque Víctor Blanco lo respaldó.

Milito, de todos modos, aceptó el puesto y la enemistad nunca dejó de crecer. La llegada de Gomis al predio Tita fue una puñalada para Fernández y los encontronazos se sucedieron. El año pasado, Milito y el Oso estuvieron cara a cara porque el directivo había ingresado al vestuario sin la autorización de Sebastián Beccacece.

El final de la historia es conocido: Milito renunció a través de un video. Y Fernández se sintió vencedor.

Pero el tuit de su hijo Ramiro contra Gomis se sumó al malestar de los hinchas por el andar del equipo en los últimos meses. El grito de guerra del Cilindro es “Milito hay uno solo“. Se sintió interpelado Víctor Blanco y por eso decidió contratar a Fernando Gago como técnico. Y ahora optó por pedirle la renuncia a Adrián Fernández, ese dirigente con el que caminó codo a codo durante sus 10 años de gestión.

El comunicado de Racing:

“En el día de la fecha el presidente de la institución, Sr. Víctor Blanco, convocó a una reunión extraordinaria a todos los integrantes de la Comisión Directiva a efectos de examinar la situación del vocal Adrián Fernández motivada por los hechos de público conocimiento, por considerarse que se trataron de diversas conductas contrarias a la ética y las buenas costumbres. En ese marco, se requirieron explicaciones al Sr. Fernández, quien expuso, entre otros argumentos, que no tenía objeciones con el proceder y la honestidad de la Comisión Directiva.

No obstante ello, los distintos miembros de la Comisión Directiva expusieron fundadamente su opinión sobre el proceder del vocal Fernández y peticionaron, en forma unánime, la remoción de su cargo (artículo 88 del Estatuto Social) y que se dé intervención al Tribunal de Conducta para examinar su accionar como socio de la institución (artículo 130 y 133 del Estatuto).

Como consecuencia de ello, se hizo lugar por unanimidad a su remoción y la intervención del Tribunal disciplinario”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS