12.1 C
San Fernando del Valle de Catamarca
sábado, 2 julio, 2022

Barracas Central, el club de Chiqui Tapia, señalado por los arbitrajes polémicos y cerca de un impensado ascenso

Matías tiene 25 años y es el presidente del club. Iván lleva el número 10 y es el encargado de patear los penales. Claudio es el padre ambos y el que le da nombre al estadio. También es el líder de la AFA que rubricó su mandato hasta 2025.

Veinte años antes de que Chiqui Tapia naciera en San Juan, Barracas Central jugaba por última vez en la segunda categoría del fútbol argentino. Ahora, a falta de dos jornadas, es el líder la Zona B y se aferra al pasaje a la final por el primer ascenso a Primera.

Como suele ocurrir en estas latitudes, la lupa apunta al fútbol de Ascenso solo en dos ocasiones: cuando hay violencia o cuando hay errores arbitrales groseros. Sucede que las dos cosas ocurren a menudo. Alcanza con repasar los últimos días en los que Mauricio Romero, entrenador de Ferro de General Pico, salvó su vida de milagro tras recibir un impacto de bala y los videos de acciones en el área que no eran sancionadas se viralizaban por todos lados.

Claudio Fabián Tapia nació en la ciudad sanjuanina de Concepción y de chiquito se mudó junto con su familia a Buenos Aires. El barrio de Barracas lo recibió y su pasión futbolera lo acercó al club. Jugaba de centrodelantero. Tuvo apenas un puñado de apariciones en el primer equipo. Su debut fue en la derrota 2-1 ante Brown de Adrogué, el 12 de julio de 1986. Ingresó a los 15 minutos del segundo tiempo.

El debut de Claudio Chiqui Tapia en Barracas Central, el 12 de julio de 1986 ante Brown de Adrogué.

Mientras su sueño de triunfar en el fútbol se diluía, trabajaba como recolector de residuos. “A la mañana trabajaba, de 6 a 14, y a la tarde entrenaba. Después, tuve un paso por Dock Sud. Finalmente, volví a Barracas cuando había descendido a Primera D. Ese año ascendimos luego del Reducido. Ahí ya había pasado de recolector a barrendero. Y tuve que dejar el fútbol. No me daba el cuerpo ”, contó.

En épocas del amateurismo, entre 1920 y 1930, Barracas Central jugó en Primera División; siguió en la categoría máxima, en la Asociación Argentina de Fútbol, ​​que rechazaba el profesionalismo, desde 1931 hasta 1934. Al año siguiente, al unificar las dos Asociaciones, Barracas Central inició su largo recorrido en el ascenso y pasó 69 años entre la C y la D.

Chiqui llegó a la presidencia del club a los 33 años, en 2001. Y cumplió cinco mandatos al hilo. Al tiempo que el club crecía con el apoyo del gremio de Camioneros -Tapia es yerno de Hugo Moyano- el dirigente tomaba fuerza en AFA con los mismos mandamientos que catapultaron a Julio Grondona: apoyo del Ascenso, del fútbol del Interior y los votos de los clubes chicos que valen igual que el de los más poderosos.

“Soy lo que soy gracias a Don Julio”, dijo Tapia en 2015. De alguna manera lo superó, ya que si bien Grondona llevaba la bandera de Arsenal, recién llegó a la presidencia de la AFA a partir de su arribo a Independiente.

Mientras trabajaba para Manliba, empresa del Grupo Macri, y jugaba de delantero en Barracas, Tapia se afilió al Sindicato de Camioneros. Allí conoció a María Isabel Paola Moyano, hija de Hugo, líder sindical y actual presidente de Independiente. Se casaron. Tienen cuatro hijos. En 2015, Graciela Ocaña lo denunció por “grave incompatibilidad funcional” por sus trabajos en la AFA y en Camioneros.

Los Tapia, Iván y el Chiqui, unidos por su pasión por el fútbol y Barracas Central.

El estadio de Barracas, inaugurado en 1916, tiene tres nombres en sus paredes. Se llama Claudio Chiqui Tapia; una tribuna, Julio Grondona; otra, Hugo Moyano.

Bajo esta coyuntura, la línea de puntos que une a los apellidos y el poder de turno llega a la cancha e incorpora el matiz de suspicacias a un equipo que, más allá de todo, tiene sus méritos deportivos y demostró nivel para pelear por uno de los dos ascensos.

En esta coyuntura también, el hashtag #PenalParaBarracas se volvió una bandera para todos aquellos competidores que sienten que no juegan con las mismas armas.

Vale un asterisco entre tantos reclamos: si bien varios de los partidos de Barracas que generaron polémica no fueron televisados, se podían seguir a través de Internet con TyC Sports Play.

La señal TyC Sports tiene los derechos de televisación de la Primera Nacional, a excepción de un partido por fecha que va por DirecTV. El entrenador de Barracas es Rodolfo De Paoli, relator de los partidos de la Selección Argentina en la pantalla que los derechos de televisación de la categoría.

Los cuestionamientos a los arbitrajes en la segunda categoría del fútbol argentino tienen varios flancos abiertos. Primero se señaló a Tigre como el equipo de mayor peso en la división por el respaldo histórico del actual Presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. También están en la mira los equipos de Santiago del Estero, la provincia en la que Pablo Toviggino, secretario general de la AFA y ladero vital en el armado de poder de Tapia, sentó sus bases.

Pero también en el último tiempo entró en la órbita Almirante Brown, el popular equipo de Isidro Casanova que preside Maximiliano Levy y que el último domingo conservó la cima de la Zona A tras una grosera omisión arbitral: Fernando Echenique no señaló como penal para Quilmes una evidente infracción sobre Mariano Pavone. La semana pasada, Levy asumió como prosecretario ejecutivo en la gestión de Tapia hasta 2025.

Wilson Chimeli festeja su agónico gol ante Riestra. Foto: Prensa C.A. Almirante Brown

El Cervecero, que está tercero y ahora recibe al otro líder, San Martín de Tucumán, es el segundo equipo con más penales a favor en el torneo, con 8 (seis convertidos). Y tiene solo uno en contra el equipo del Colorado Sava: el que metió Pablo Vegetti para Belgrano en la fecha 17. A Tigre también le dieron 8 penales (metió 7) pero tuvo 5 en contra.

El equipo al que más penales a favor le cobraron es Barracas, con 9 (metió 7). Y le convirtieron los cuatro en contra que tuvo.

Minutos antes de que en Isidro Casanova, Pavone fuera volteado en el área por Agustín Dattola y Echenique siguiera la acción, en Adrogué el defensor de Barracas, Bruno Carrera tumbó a Mateo Acosta, el 9 de Brown de Adrogué, que perdía 1-0. Andrés Merlos dijo “siga, siga”.

Echenique y Merlos fueron designados como árbitros internacionales el mismo día. “Hay cosas que están sucediendo que no son normales. El trabajo de un año se me va en un partido”, marca Pablo Vico, el DT de Brown, que si ganaba se ponía a dos puntos de Barracas. “El miedo a hablar siempre está porque uno no quiere quedarse sin trabajo -sumó Acosta, el delantero del equipo de Adrogué que sufrió la infracción no cobrada-. Los partidos se hacen muy tensos, ya vas mal predispuesto. Están pasando cosas muy raras y de manera seguida en las mismas canchas”.

Caruso Lombardi, desencajado tras la derrota de Belgrano ante Barracas. Foto Federico Lopez

El vicepresidente de Gimnasia de Mendoza, Luis Vila, a mitad de año cuando su equipo no pudo saltar a la cima de la Zona A, luego de una derrota muy polémica contra Agropecuario, fue a fondo y sentenció que “Hay tres delincuentes que no pueden dirigir más”. Hacía referencia a Nelson Sosa, Yael Falcón y César Ceballos. “Sosa es un corrupto y delincuente, y me hago cargo de lo que digo; Falcón, es el peor arbitro de la categoría; y el señor Ceballos, es otro corrupto. En esto no le hecho culpas a la AFA, porque no tengo pruebas”. Hoy los mendocinos están séptimos, ya sin chances de acceder al Reducido y con un triunfo en los últimos diez partidos.

“Chiqui Tapia está endemoniado para que ascienda su equipo -arremetió a su estilo Ricardo Caruso Lombardi cuando dirigía a Belgrano-. Se maneja con mucha maldad, los árbitros tienen pánico de dirigirlo a Barracas Central”. El día que el Belgrano de Caruso jugó en Barracas, el partido terminó en escándalo tras el triunfo local con un gol en posición discutida, en el quinto minuto adicional y tras dos expulsiones en el conjunto cordobés. El juez fue Nelson Sosa. Y el cierre fue con incidentes entre allegados locales que saltaban a la cancha y jugadores de Belgrano.

Rodolfo De Paoli, DT del puntero, se defiende y remarca: “Durante trece partidos consecutivos no nos dieron un penal a favor y nadie dijo nada”.

Tapia, en los círculos, en su época de futbolista, (Foto: Twitter)

Los videos con los ¿penales?

Con la música de El Padrino de fondo, el compilado subido a Twitter por una cuenta que sigue a Ferrocarril Oeste, muestra cómo Nicolás Herranz, zaguero de Guillermo Brown de Puerto Madryn levanta las dos manos y encoge el cuerpo para evitar el contacto con Fernando Valenzuela, que se zambulló en el área. José Carreras cobró el penal que no pudo convertir Tapia. Y sobre el final del juego, el mismo árbitro consideró que el topetazo del arquero Maximiliano Gagliardo, que salió desesperado al cruce y se llevó puesto a Ruiz Díaz, no debía ser sancionado como penal para Guillermo Brown. El partido terminó 0-0.

El video sigue y Juan Ignacio Sills, defensor de Ferro, se queja porque Leonel Buter se deja caer en la acción dividida. Pablo Dóvalo sanciona penal para Barracas y el arquero Marcelo Miño evita que la injusticia termine en gol al atajar el remate de Valenzuela. Otro 0-0.

“El inexistente penal que le dieron a Barracas”, titula La Voz del Interior. Faltaban 10 minutos y el equipo cordobés ganaba 1-0 como visitante cuando el juez Carlos Córdoba sancionó una presunta infracción del lateral izquierdo Rodrigo Mazur a Lucas Colitto, que Iván Tapia transformó en el 1-1 definitivo.

El 10 de septiembre, Tristán Suárez igualó 2-2 contra Barracas un partido que tuvo tres penales y un insólito gol anulado que significaba el triunfo para el Lechero. Tras un córner desde la izquierda, Ezequiel Melillo ganó de palomita en el área y el juez Carlos Córdoba anuló la acción que terminaba contra la red vaya a saber por qué.

Raro que Andrés Merlos no haya cobrado falta en ataque para Barracas. Insólito penal no le dieron a Brown (que en la siguiente jugada empató).

Justo la repetición se pone en negro cuando se ve el contacto 👀 pic.twitter.com/F0bUo1Wxnk

— Marca de Gol (@marcadegol) October 31, 2021

Las sospechas alrededor de los arbitrajes no son potestad de Barracas, está claro. Y cuanto más se sumerja en las profundidades del Ascenso mayores serán las injusticias. En junio de 2019, los jugadores de San Jorge de Tucumán se sentaron en el campo de juego y decidieron dejar de jugar la final por el ascenso que le dio a Alvarado un boleto a la Primera Nacional. “Nos avisaron dos semanas antes que nos iban a robar. Somos un equipo que tenemos 10 años, ¿cómo vamos a apelar? Si no pasa nada… hacen un bollito y lo tiran en la AFA. Alvarado es el que tenía que ascender”, denunció el presidente de San Jorge, Gastón Sáez.

La línea de puntos, en ese caso, apuntaba a los nexos entre Facundo Moyano, expresidente del equipo marplatense, y la conducción de la AFA.

“Hay seis jueces de línea que dirigen siempre a los mismos equipos”, subrayó Caruso Lombardi en las últimas horas. “En Barracas hay un par de líneas que están abonados. Hay muchos árbitros que me dicen: ‘Si no hago esto, me sacan’. Porque a los árbitros los castigan no dándoles partidos. No dirigen por tres o cuatro partidos y entonces no cobran por un mes. Si quiere que Barracas suba la Primera, que suba. Pero que no haga sufrir a la gente… ni a los técnicos ni a los jugadores”, sumó.

A dos fechas del final, la definición está que arde. En la Zona A, San Martín es líder por diferencia de gol, con los mismos puntos que Almirante Brown. La próxima fecha, los tucumanos visitan a Quilmes (tercero, a uno de la cima) y los de Casanova van a Tigre (cuarto, a dos del líder). En la Zona B, Barracas siegue arriba con 52 puntos, Ferro, que no pierde hace 13 partidos, tiene 51, Independiente Rivadavia, 50 y Güemes de Santiago del Estero, 49.

Cómo se definen los dos ascensos

La lucha será por dos ascensos a la máxima categoría. Por ese premio arrancó la carrera de 35 equipos el 13 de marzo. Al ser impar, la Zona A, con 17 integrantes, obligó a que uno por fecha quedara libre. En la B, los 18 jugaron sin parar.

El primero de cada grupo accederá a la final por el primer ascenso. Hasta ahora, el duelo sería San Martín de Tucumán contra Barracas.

La final será un partido único, en estadio neutral, a ser designado por AFA. El ganador de este encuentro será consagrado Campeón del Campeonato de Primera Nacional 2021. En caso de igualdad en los 90 minutos se jugará un tiempo suplementario de treinta minutos y, de permanecer la igualdad, se definirá por tiros desde el punto del penal.

Luego, del segundo al cuarto de cada zona se clasificarán para disputar un Reducido que, finalmente, otorgará el segundo boleto a la Liga Profesional.

Los que están consiguiendo la clasificación son Almirante Brown, Quilmes y Tigre (Zona A); Ferro, Independiente Rivadavia y Güemes (Zona B).

Los cruces serán: 2º de Zona A vs. 4º Zona B, 2º de Zona B vs. 4º Zona A y 3º de Zona A vs. 3° Zona B.

Esa instancia de primera fase se disputará a doble partido, local y visitante. Definirá ante su público el equipo mejor posicionado durante la temporada. En el caso de los dos terceros, actuará como local en la revancha el que en su zona haya logrado mayor cantidad de puntos o, de ser la misma, mejor diferencia de goles, mayor cantidad de goles a favor, y por último, sorteo, todo sucesivamente.

Si al término de los segundos noventa minutos, la cantidad de puntos y la diferencia de goles resultaran igualadas, la definición será por penales. No hay ventaja deportiva por la posición en la tabla.

En la siguiente instancia, a los tres clasificados se les suma el perdedor de la final por el primer ascenso. Para determinar los cruces, se arma una tabla general con los puntajes que logró cada uno de los equipos a lo largo de la temporada. El mejor ubicado (el que pierda la final) cruzará con el cuarto y el segundo frente al tercero.

Las semifinales se resolverán igual que la etapa anterior: será a doble partido y con definición en la cancha del equipo mejor ubicado en la tabla general. Y ante igualdad, irán a penales.

La final por el segundo ascenso se disputará a un solo partido, en estadio neutral, a ser designado por AFA. Y en caso de igualdad irán directo a la definición desde los doce pasos, sin alargue.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS