7.7 C
San Fernando del Valle de Catamarca
lunes, 4 julio, 2022

Negociación en Roma: Guzmán y Béliz estuvieron más de 10 horas con los técnicos del Fondo

Después de reunirse el fin de semana con la titular del FMI, Kristalina Georgieva, el ministro de Economía Martín Guzmán prosiguió este lunes las negociaciones con el staff del organismo en Roma en un encuentro cara a cara durante más de 10 horas con la directora adjunta del Hemisferio Occidental, Julie Kozack.

Las conversaciones empezaron a las 10 de la mañana en la embajada argentina en la capital italiana y se extendieron hasta altas horas de la noche, por lo que Guzmán y la encargada de la Argentina en el Fondo cenaron juntos por la noche.

Fue una reunión en varios bloques en la que se abordaron diversos capítulos. El mes pasado, Guzmán y Miguel Pesce revisaron en Washington las metas de déficit fiscal y la política cambiaria, mientras que en julio pasado se avanzó en Venecia en la política de financiamiento para reducir la emisión monetaria.

El encuentro de este lunes contó en una parte con la participación presencial del subsecretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, y en forma virtual del jefe de la misión para la Argentina, Luis Cubeddu, y el director por el Cono Sur ante el FMI, Sergio Chodos. 

“El titular del Palacio de Hacienda se reunió con Kozack con el objetivo de seguir avanzando en las negociaciones para un nuevo programa con el organismo que reemplace el fallido Stand By que acordó la administración de Juntos por el Cambio”, informó el Ministerio de Economía, sin brindar más detalles.

Sin que se conocieran avances concretos hasta ahora, las gestiones en Roma buscaron incorporar la revisión de las sobretasas que cobra el Fondo a los países morosos, pero el gobierno debió conformarse con la mención en el documento del G20 de que “los ministros de Finanzas esperan con interés que se siga debatiendo la política de sobrecargos”.

Presionado por el kirchnerismo, que exige un plazo superior a los 10 años, Guzmán busca destrabar un acuerdo de facilidades extendidas que permita refinanciar la deuda de US$ 45.000 millones. Ese tipo de programa tiene un plazo máximo de 10 años y exige contempla metas económicas, además de reformas estructurales.

El Fondo advirtió la semana pasada que la Argentina debería avanzar en una reforma impositiva, cambios en el mercado laboral y una liberalización del comercio. Fue en un documento publicado horas antes de la reunión que el fin de semana mantuvieron el Presidente y Guzmán con Georgieva en Roma en el marco de la cumbre del G20.

Hace un mes, Fernández había anunciado que ya se había “cerrado” un acuerdo con el organismo. Pero el domingo se limitó a señalar que “la negociación con el FMI va avanzando con dificultades”, y reconoció que hay “muchos intereses en pugna”, apuntando a las trabas que todavía demoran el cierre de un acuerdo.

Si bien el Presidente tuvo una charla casual con el presidente de EE.UU Joe Biden, no hubo una reunión formal en el G20. EE.UU es el principal accionista del organismo y uno de los que exige un “plan económico”, además de la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés, Emanuel Macron, con quienes también se reunió Fernández.

A casi dos años de las primeras negociaciones iniciadas por la actual gestión, la Argentina tiene cada vez menos reservas para afrontar los pagos del crédito tomado por el gobierno de Mauricio Macri en 2018. Ayer, el Tesoro utilizó derechos especiales de giro (DEG) para pagar vencimientos de intereses con el Fondo por US$ 389 millones.

“En el día de la fecha se abona al FMI intereses por el equivalente a US$ 388 millones (DEGS 274,7 millones). El BCRA suscribe la letra intransferible en DEGs y se le paga al FMI en igual moneda (DEGS)”, confirmaron fuentes oficiales. En diciembre habrá que pagarle US$ 1.880 millones y en el primer trimestre de 2022, más de US$ 6.277 millones, incluyendo el Club de París.

En medio de las tensiones cambiarias, uno de los capítulos que se negocia es la acumulación de reservas para sostener los pagos. Esto podría implicar la suba del dólar o bien de las tasas de interés. El Banco Central arrancó noviembre con ventas por US$ 20 millones y acumula un saldo negativo de US$ 350 millones en los últimos tres días.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS