21.2 C
San Fernando del Valle de Catamarca
miércoles, 25 mayo, 2022

La CGT apoyó la negociación del Gobierno con el FMI, mientras puertas adentro crece el malestar con La Cámpora

El co-secretario general de la CGT Héctor Daer visitó este viernes al jefe de Gabinete Juan Manzur en la Casa Rosada. El líder del gremio de Sanidad apoyó la postura oficial del Gobierno para negociar con el FMI y la central obrera difundió un comunicado en la misma línea con críticas a las empresas por la escalada inflacionaria y respaldo a la convocatoria a empresarios y oposición que el Ejecutivo impulsa para después de las elecciones. Aunque en la última reunión del Consejo directivo de la CGT se explicitó el malestar con Máximo Kirchner, varios referentes cegetistas niegan los fantasmas de ruptura. 

“Nuestro gobierno va a llevar adelante una negociación que resulte exitosa y con el mismo espíritu con el que encaró las tratativas con los fondos privados el año pasado”, sostuvo Daer ante los periodistas acreditados, a la salida de su encuentro con el jefe de Gabinete.

Manzur, por su parte, apenas difundió un tuit. “Dialogamos sobre las necesidades actuales de los trabajadores y las trabajadoras, y articulamos lineamientos para avanzar en la reconstrucción argentina”, expresó.

Un día antes de que Alberto Fernández se entreviste con la titular del FMI Kristalina Georgieva en el marco de la cumbre del G-20 en Roma y minutos después de que Daer abandonara Balcarce 50, la CGT difundió un comunicado de respaldo a la posición del Ejecutivo, pero que también incluye un lapidario diagnóstico de la situación económica y social del país. “El empobrecimiento generalizado de todos los asalariados por efecto de la inflación que desgarra el poder de compra de los trabajadores ocupados, desocupados y jubilados es hoy indisimulable, y sus consecuencias sobre el consumo y el mercado interno han alcanzado límites impensados“, sostiene el primer párrafo del texto, lejos de los números de reactivación económica con las que el Gobierno se entusiasma  y hace públicos de cara a la elección general del 14 de noviembre.

“Los acuerdos deben alcanzarse teniendo presente las consecuencias sociales provocadas por el irresponsable endeudamiento externo”, sostuvo el comunicado, que también responsabilizó a empresarios por el alza de precios.

Más allá de los discursos públicos, un sector mayoritario de la CGT, que plasmará una conducción de unidad con el sector de Hugo Moyano (el único que movilizó manifestantes propios en el acto homenaje a Néstor Kirchner en Morón), prefiere evitar los discursos anti-empresarios. “En 2019 ya sabíamos que había una deuda que pagar. No es una sorpresa. El comunicado expresa que no debemos aislarnos del mundo”, interpretó otro de los jefes sindicales consultados por Clarín

Los sindicalistas se convirtieron en una de las principales bases de sustentación política del Presidente, pero mantienen su autonomía. Aunque las reuniones en Olivos o Casa Rosada son cada vez más periódicas, se animan a desafiar directivas del Ejecutivo y del kirchnerismo, un detalle que se notó en la negativa de la central obrera a movilizarse el 17 de octubre. “No podemos volver a quedar afuera del armado como en 2019 o ahora”, señalan en alusión a la conformación de las listas, que digitaron Máximo y Cristina Kirchner. Solo Daer logró ubicar a su hija, Maia, en la lista de legisladores porteños del FdT.

La relación con el titular del bloque del Frente de Todos en Diputados es sinuosa y está a la baja. El vínculo se había descongelado luego de reiterados encuentros privados y públicos entre referentes de la CGT, Kirchner y el ministro del Interior Wado de Pedro, luego de que en 2020, objetaran el diálogo directo entre empresarios y gremialistas.

Algunos enconos regresaron. En la última reunión de la comisión directiva de la central obrera varios popes sindicales expresaron su enojo con el líder de La Cámpora, que el sábado en un acto en Lanús cargó contra los sindicalista con ironías y argumentos más políticos. “Pensar que nos dicen que no somos peronistas, acá no hace falta poner un grabador ni un parlante. Acá canta la gente. Que aprendan aquellos que van a hablar del peronismo adónde está el peronismo”, dijo el diputado mientras la militancia entonaba la marcha peronista. Más duro fue a la hora de referirse a los dirigentes sociales y políticos que acompañaron a Macri en su primer año de gestión en pos de la “gobernabilidad”. No hizo falta que dijera a quiénes se refería.

Por eso, en la calle Azopardo, sede de la central obrera, varios referentes sindicales repitieron críticas y hasta fantasearon con deskirchnerizar de una vez por todas el peronismo. También contrapusieron la masiva movilización sindical del 18 de octubre en comparación a la del 17, en Plaza de Mayo. Más cerca del fin de semana, dirigentes de la misma central obrera minimizaron la diatriba y rechazaron fantasmas de ruptura. “Necesitamos una posición antagónica. Necesitamos convivir”, resumió uno de los jefes sindicales. El equilibrio es frágil. En la central obrera piensan más en el 11 de noviembre, cuando se unificará la conducción sindical, que en el 14, cuando el Frente de Todos jugará su partido más difícil. 

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS