21 C
San Fernando del Valle de Catamarca
jueves, 19 mayo, 2022

Con un ojo en las reservas, el Banco Central liberó dólares para el pago de importaciones

En simultáneo a nuevas medidas para captar los dólares de los turistas extranjeros y las promesas oficiales de que no habrá una devaluación, el Banco Central oficializó este jueves un aflojamiento parcial del régimen de pago de importaciones de insumos y bienes de capital, con la liberación de un mayor cupo de dólares para la actividad económica local.

De esa forma, la entidad encabezada por Miguel Pesce accedió a parte de las demandas elevadas por la Unión Industrial Argentina (UIA), además de otras cámaras fabriles, y decidió aliviar las restricciones fijadas el 6 de octubre pasado para frenar el drenaje de reservas por el pago anticipado de compras externas utilizadas para obtener divisas sin fines productivos.

“La medida dispuesta por el Directorio del Banco Central de la República Argentina (BCRA) permite mantener el flujo de insumos requeridos por la actividad económica dando previsibilidad a la demanda de divisas y garantizando la estabilidad del mercado de pagos“, señaló la entidad en un comunicado.

A través de la comunicación 7385, se dispuso que los insumos importados destinados a la elaboración de bienes en el país podrán ser abonados en puerto de origen desde el 1 de noviembre por hasta el monto equivalente al promedio del valor de las importaciones totales que se realizaron en los últimos 12 meses.

Hasta ahora, las empresas podían efectuar pagos de mercadería con documentación de embarque (pagos a la vista) una vez que el despacho arribara a Buenos Aires, mientras que desde el lunes podrán hacerlo con los insumos en el puerto de salida, lo que permitirá liberar envíos trabados, siempre y cuando respeten el límite máximo fijado desde ahora.

Los pagos anticipados de insumos que aún no fueron fabricados seguirán limitados por el tope mensual vigente de US$ 250.000 y que antes del 6 de octubre era de US$ 1 millón. Este será uno de los puntos que seguirán monitoreando las autoridades en contacto con los industriales en función de la evolución de las reservas.

En lo que respecta a los bienes de capital, un 30% del monto total de los productos a importar se podrán pagar en forma anticipada, un 50% a la vista y el 20% restante cuando llegue al puerto. Así, la suma de los pagos anticipados, a la vista y de deuda comercial sin registro de ingreso aduanero no podrá superar el 80% del monto de los bienes a importar.

El BCRA flexibilizó la normativa después de comprar más de US$ 500 millones en octubre en el mercado de cambios, gracias a las restricciones de principio de mes en respuesta a la venta de US$ 950 millones en septiembre por la demanda sostenida de importaciones en un contexto de menor ingreso de divisas del agro y una mayor brecha cambiaria.

El otro factor que motivó cambios fueron las alertas que se encendieron en la industria por el posible parate de la producción en algunos sectores. “Había mucha demanda de bienes de capital y las limitaciones complicaban, lo que quieren es frenar la demanda anticipada exagerada y obviamente no haya una cobertura excesiva previendo una devaluación“, explicaron en la UIA.

Las principales cámaras consideraron la medida como un “aflojamiento del torniquete”. “Es lo que habíamos pedido, las importaciones en puerto que no se podrían liberar ahora se va a poder y es muy positivo, no resuelven el pago anticipado de insumos, No aflojaron del todo, pero esto se va viendo semana a semana”, señalaron en la UIA.

Ahora, las autoridades del BCRA harán un seguimiento fino para ver si pueden ir flexibilizando el esquema en marcha o, por el contrario, o se ven obligados a dar marcha atrás, como ocurrió a principios de mes cuando la cercanía de las elecciones, la mayor dolarización y el pago al FMI de US$ 1.880 millones empezaron a golpear las reservas.

Una de los indicadores claves en el tablero del Central será el ingreso de divisas de las exportaciones del agro. Octubre, noviembre y diciembre son los meses más complicados, sobre todo en medio de un período electoral, pero hacia fin de año se espera un repunte de la oferta de dólares por la cosecha fina. Luego, de marzo a junio se abre una ventana con fuerte ingreso de divisas.

Los economistas, sin embargo, mantienen la cautela. “Aflojar el cepo de a poco es disfuncional y termina llevándote más temprano que tarde a una devaluación“, dijo Victor Ruilova, de Econviews. “El BCRA flexibiliza porque pudo comprar reservas, pero los dólares que no demandaron importadores se fueron a la brecha y los faltantes impulsaron la inflación“, explicó Fernando Marull, de FyMA.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS