35.4 C
San Fernando del Valle de Catamarca
lunes, 5 diciembre, 2022

El Peque Schwartzman le ganó a Monfils un partidazo que lo tuvo todo: discusiones, mareos e insultos

El show estaba garantizado cuando el sorteo deparó el cruce entre Diego Schwartzman y Gael Monfils por los octavos de final del ATP 500 de Viena. Y el argentino y el francés no defraudaron en un partido que tuvo un tenis de alto vuelo para el triunfo del Peque, una máquina averiada, una discusión entre el porteño y el entrenador de su rival y mareos de una alcanzapelotas.

Todo ocurrió a lo largo de las dos horas y 31 minutos que le tomó al número 16 del mundo y octavo preclasificado en Austria vencer por 7-6, 4-6 y 6-2 a un Monfils que se mantiene vigente a los 35 años desde el puesto 21 del ranking.

Puño apretado para el Peque Schwatzman en Viena. Foto EFE/EPA/CHRISTIAN BRUNA

El partido empezó favorable al argentino, que se encontró rápidamente 3-1 cuando lo inesperado ocurrió: el partido se paró porque no funcionaba el line-call, el sistema electrónico que sustituye a los jueces de línea. “¿Vamos a parar por eso, para qué estás vos?”, fue la reacción del Peque hacia el juez de silla, Carlos Bernardes.

Luego de eso, el Peque se desenfocó y le permitió a Monfils emparejar el set, que se definió en el tie break, donde finalmente Schwartzman se impuso 7-5.

En el segundo, el porteño empezó arriba y tuvo tres chances de quebrar a su rival en el siguiente juego. Pero no pudo e inmediatamente perdió su saque, lo que le permitió a Monfils ponerse 4-2.

Fue entonces cuando se dio el cruce dialéctico entre Schwartzman y Gunter Bresnik, el histórico coach de Dominic Thiem que desde hace un tiempo entrena a Monfils. “Es tan estúpido. No deja de mirarme”, se quejó el porteño en dos puntos, mientras el umpire intentaba calmarlo diciéndole que si hacían algo, él actuaría. Fue el tenista francés, finalmente, quien intercedió para terminar con el conflicto.

En un partido en el que no faltaron ni los mareos de una alcanzapelotas que volvió a frenar las acciones, también hubo tiempo para varios puntazos, como el que el Peque ganó en la red para ponerse 3-5 y 40-30 en un segundo set que finalmente fue a las manos de Monfils por 6-4.

En el tercero, Schwartzman apretó el acelerador, quebró para ponerse 4-2 y confirmó con su servicio para sellar una victoria con muy buenas sensaciones de cara al próximo partido, que será contra el ganador del partido entre el griego Stefanos Tsitsipas, máximo candidato al título, y el estadounidense FrancesTiafoe.

El principal objetivo en el cierre de la temporada, aunque muy difícil, es clasificarse al Masters. Actualmente, quien fue finalista el domingo en Amberes está 14° a 1010 puntos el último clasificado, el polaco Hubert Hurkacz. Si gana el torneo austríaco llegaría a 2355, 600 menos que el europeo, con el Masters 1000 de París por delante, además de la posibilidad de participar del ATP 250 de Estocolmo.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS