23.2 C
San Fernando del Valle de Catamarca
sábado, 3 diciembre, 2022

El director de El juego del calamar reveló que se inspiró en sí mismo para crear algunos de los personajes

Hwang Dong-hyuk, el director surcoreano de la exitosa serie de Netflix El juego del calamar, reveló que se inspiró en sí mismo para darle forma a varios de los personajes de aparecen en la popular ficción, que tiene como temas centrales la desigualdad económica y los problemas del capitalismo moderno.

Ese es el caso de Sang-woo, un melancólico banquero. Al igual que ese personaje, Hwang estudió en la elitista Universidad Nacional de Seúl y, a pesar de tener ese prestigioso título, debió afrontar varias dificultades económicas.

Por otro lado, tal como sucedió con Gi-hun, un trabajador despedido y apostador compulsivo, Hwang fue criado por una madre viuda y su familia pobre vivía en un apartamento subterráneo, similar al que aparece en la premiada película “Parásitos”, de su compatriota Bong Joon-ho.

Además, eligió llamar al personaje principal de la serie Gi-hun en referencia a un amigo que conoció mientras estudiaba periodismo y participaba del activismo prodemocracia. 

En tanto, una de sus primeras experiencias en el exterior lo inspiró a crear a Ali, un trabajador migrante paquistaní abusado y explotado por su empleador coreano.

Hwang Dong-hyuk, director surcoreano de “El juego del calamar”, la reconocida serie de Netflix. Foto AFP

“Corea es una sociedad muy competitiva. Yo tuve suerte de sobrevivir a la competencia e ingresar a una universidad buena. Pero cuando visité Reino Unido a los 24 años, un funcionario blanco de migración en el aeropuerto me miró de manera despectiva e hizo comentarios despectivos. Me resulta chocante hasta hoy. Creo que ese día yo fui como Ali“, contó el director en diálogo con la agencia de noticias AFP.

Los personajes de la serie no son el único aspecto autorreferencial que incluyó en la historia. Es que utilizó los recuerdos de su infancia en Seúl para elegir los juegos infantiles tradicionales a los que las personas se enfrentan para ganar el premio millonario y evitar la muerte,

El camino hacia el éxito de “El juego del calamar”

Su primer largometraje, “Mi padre”, de 2007, se basa en la historia real de Aaron Bates, un coreano adoptado cuya búsqueda de su padre biológico lo llevó hasta un preso sentenciado a muerte.

En 2011, su drama criminal “Silenciado“, basado en un caso real de abuso sexual que involucró a niños con discapacidad, fue un éxito comercial, como lo fue su comedia “Miss Granny”, de 2014, inspirada en parte en su madre.

Tres años después, su drama histórico “La fortaleza” abordó a un rey coreano del siglo XVII que enfrentó una brutal invasión china.

El juego del calamar es un éxito mundial. Foto Youngkyu Park/Netflix/EFE

A pesar de haber escrito “El juego del calamar” hace una década, los productores a los que les presentó el guión nunca se mostraron interesados, dado que les parecía “demasiado absurdo, raro y poco realista“.

Pero el surgimiento de los servicios de streaming hizo que algunas ideas resultaran más viables allí que en el cine, y retomó el proyecto con la perspectiva de trabajarlo con Netflix.

Sin embargo, nunca imaginó que “se convertiría en la sensación mundial que es ahora”.

Entre las claves del éxito, analizó que “los espectadores de todo el mundo se relacionan profundamente con el tema de la desigualdad social” retratado en la serie, “en especial en tiempos de pandemia”.

Con información de AFP.

DB​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS