López Murphy: “amnesia” con Esteban Bullrich y distancia “histórica” con Milei

0
12
lopez-murphy:-“amnesia”-con-esteban-bullrich-y-distancia-“historica”-con-milei

El domingo, Ricardo López Murphy recordó a su madre, como todos los que ya no la tenemos, pero con la particularidad de que, por aquella mujer, durante décadas él usó los bigotes que ayudaron a hacerlo conocido y ya no tiene más. A la mamá le gustaban y se había quedado con las ganas de que el padre se los dejara, así que Ricardo Hipólito le dio el gusto mientras la tuvo con vida. Claro que la campaña electoral, en la que está metido, circula por andariveles mucho menos tiernos. Y López Murphy cree que el “Plan Platita” que viene llevando adelante el Gobierno para revertir los resultados de las PASO está completando el círculo de la catástrofe económica nacional. De todos modos, la discusión económica no pasa sólo por quienes se enfrentan de un lado y del otro de la grieta: este fin de semana de Día de la Madre saltó una discusión entre dos referentes del PRO, Guillermo Montenegro y Horacio Rodríguez Larreta, porque el marplatense se queja de que al alargar el período escolar porteño se acortan las vacaciones y los tan castigados centros turísticos no terminan de recuperar visitantes. La verdad, yo esperaba que López Murphy le diera la derecha a Montenegro, porque lo suyo es la economía. Pero la disyuntiva lo encuentra del lado de las escuelas abiertas.

Lo explica así:

“La pandemia, en términos económicos, es como una guerra. Te ocurrió un desastre, te destruyó capital humano, aptitudes empresariales, cerraste negocios que funcionaban perfectamente y vos tenés que volver a abrir todo eso. En general, eso implica en economía un gran esfuerzo que es difícil de transmitirlo a la sociedad, pero ese esfuerzo no implica sólo reabrir comercios y recomponer la trama productiva… Pensá que, en áreas tan vitales para la economía como son la gastronomía o la hotelería, que perdieron casi 47% de la actividad, la importancia de recuperar es muy grande… Bueno, en las escuelas es mucho mayor todavía el problema. Recuperar un año y medio perdido es muy difícil. Y te voy a contar experiencias de mi familia, donde los más grandes de edad, que en general es gente preparada, ayudan a los más chiquitos. No todas las familias tienen personas edad preparadas para hacer esa tarea. ¿Quién hace esa tarea en los barrios marginales, de mantener cierta “escolarización” aunque no haya escuelas?”

Ricardo López Murphy.

Esto termina de poner a López Murphy, al menos circunstancialmente, más cerca de Rodríguez Larreta que de Javier Milei, con quien estuvo a punto de asociarse hasta días antes de que el Jefe de Gobierno lo convenciera de sellar el acuerdo con Juntos por el Cambio. No es que reniegue de pretender unificar a todo el espacio liberal en una sola cosa, incluso dentro de otra más amplia. Para nada. Pero prefiere tomar cierta distancia de Milei, con quien ahora compite y después se verá cómo se acercan. Con académica diplomacia, digamos, marca prudente distancia señalando que lo suyo tiene raíces profundas:

“Yo no formo parte del mensaje libertario, aunque haya tenido influencia incluso en la vida académica. Yo formo parte de los partidos liberales con una más larga tradición y que en la Argentina se encolumnan en la línea de Alberdi, Alem y Alvear. En eso tenemos matices fuertes con Milei. Yo creo, como el Partido Liberal alemán ahora, que se debe integrar una gran coalición. No considero repudiables a los otros, entiendo que voy a defender las ideas de la libertad en un contexto donde no tenemos mayoría. Tenemos una fracción de la opinión pública y creo que le haría muy bien a nuestro país y a nuestra economía ir hacia una gran apertura, hacia un menor peso del Estado, a un marco menos agobiante de regulaciones, porque estas cien mil regulaciones que hay son muy destructivas”.

En los últimos meses, la política sumó una extraordinaria cuota de sensibilidad transversal a partir de la enfermedad neurológica del senador Esteban Bullrich. No quise dejar de sacarle el tema a López Murphy, porque Bullrich ingresó a la política de su mano y después rompieron lanzas en durísimos términos cuando, por así decirlo, su discípulo lo dejó por Macri.

Esto dice:   

“Esteban Bullrich sufre una enfermedad terrible y mi reacción ante eso ha sido de solidaridad, compasión… Estoy estremecido por lo que le pasa. Eso ocurre en todo el espectro político. Ningún dolor humano me es ajeno y este hecho me ha conmovido. Conocí a otras personas que han sufrido esa enfermedad, así que me tiene muy conmovido el problema y, lógicamente, eso borra todos los conflictos que tuvimos y que fueron muy grandes en el pasado. Los conflictos fueron muy grandes, pero yo, ante una realidad como esta, me olvido de todo. Trato de tener la capacidad de amnesia del pasado que nos permita convivir. Alberdi decía, cuando llegaron al Pacto de San Nicolás: “Basta de degollarnos”. Después de Caseros, estaba la tesis de “degollemos a todos los rosistas” y Alberdi pugnaba por hacer la institucionalidad de la Argentina con todos. Porque si nos seguimos degollando, nunca salimos de esto. Creo lo mismo: que hay que tener una gran capacidad de proscribir el enfrentamiento y reconstruir y más en un caso tan doloroso como éste”.

López Murphy va como cuarto candidato porteño a diputado nacional detrás de María Eugenia Vidal, Martín Tetaz y Paula Olivetto. Su 23% en las PASO fue sorpresivo y se dice que lo entusiasma pensar en suceder a Rodríguez Larreta en 2023. No obstante, se considera un hombre de palabra y se comprometió a no hablar de un futuro más allá del 14 de noviembre. El 15 será otro día…

por Edi Zunino

Galería de imágenes