12.7 C
San Fernando del Valle de Catamarca
viernes, 20 mayo, 2022

El juego de las diferencias entre Secretos de un matrimonio y la serie original de Ingmar Bergman

En la década del ’70, Escenas de la vida conyugal fue concebida como una miniserie y terminó siendo una película que ganó el Globo de Oro. Y luego tuvo una versión teatral. Este año la creación de Ingmar Bergman volvió a las fuentes: con el título de Secretos de un matrimonio, esta miniserie protagonizada por Oscar Isaac y Jessica Chastain es una de las perlitas de HBO Max.

La miniserie original fue filmada en la isla sueca de Faro, el mítico lugar donde Bergman vivió gran parte de su vida. Estrenada en 1973, tuvo una duración total de 281 minutos divididos en seis episodios. Un año más tarde, llegó a las salas la versión cinematográfica, que tenía una duración de 167 minutos.

Para describir el suceso que significó la ficción se puede mencionar que el penúltimo episodio fue visto a través de la televisión sueca por 3,5 millones de personas, casi la mitad de la población de Suecia de aquel entonces. Cuenta la leyenda que las tasas de divorcio en Suecia y el resto de Europa se duplicaron en los meses siguientes al estreno de Escenas de la vida conyugal.

El objetivo del relato es el mismo. En la versión actual hay un cambio de roles.

El juego de las diferencias

El amor, el odio, el deseo, la monogamia, la fidelidad y otros eternos dilemas de una pareja son los temas que Bergman abordó en 1973 con honestidad brutal y un texto filoso sobre un matrimonio quebrado. Los escenarios y diálogos eran teatrales.

Erland Josephson y Liv Ullmann fueron los actores que se pusieron en la piel de Johan y Marianne, quienes deciden divorciarse tras una infidelidad y, aún con el paso de los años, no pueden evitar sostener el apasionado vínculo que los une. Ella es abogada, mientras que él es un científico que trabaja en un laboratorio universitario.

La principal diferencia de la adaptación escrita y dirigida por el israelí Hagai Levi (conocido por las series The Affair y En terapia) es la inversión de los papeles en términos actualizados de género. Esto se explica en consideración al avance de la mujer en relación a su lugar en la sociedad desde la década del ’70 hasta ahora. Es decir que todo lo que hacía él en la versión original ahora lo hace ella, y viceversa.

Jessica Chastain y Oscar Isaac responden preguntas sobre su vida conyugal. Sus cuerpos hablan más que ellos.

Así, la Marianne de Ullmann es hoy la Mira de Chastain. Pero mientras Marianne era en un principio la integrante débil de la pareja, dominada por su marido, en esta relectura es quien decide la separación. El Johan de Josephson era el líder, pero ahora el Jonathan de Isaac es un académico algo pusilánime.

En la versión 2021 el hombre cumple un papel tradicionalmente femenino: él es quien pasa más tiempo como cuidador de la hija de ambos (en la original, las hijas eran dos). Y quien más aporta económicamente al hogar es ella, merced a su alto puesto en una empresa de tecnología. Los roles de género ya no reflejan un esquema patriarcal estricto.

En cuanto a la estructura, ahora los capítulos son solamente cinco, mientras que en la miniserie de Bergman eran seis: fue eliminado el episodio 2 y su contenido. Además, Levi decidió circunscribir casi todas las acciones a una única casa, mientras que la original mostraba algunos escenarios más.

Liv Ullmann y Erland Josephson en la miniserie que creó en el inigualable Ingmar Bergman.

Parecidos pero no iguales

Más allá de esos detalles, la puesta en escena en general es muy fiel. En la miniserie original, Bergman rompía la llamada cuarta pared con su voz en off, que recapitulaba los eventos de episodios anteriores al principio de cada capítulo sobre imágenes congeladas de los intérpretes.

Ahora Levi lo hace empezando la mayoría de los episodios (en el quinto lo hace al final) con planos secuencia de la trastienda del rodaje.

Así, se ve al equipo de filmación con barbijos: hay que recordar que Secretos de un matrimonio se grabó durante la pandemia y que el rodaje debió detenerse durante dos semanas cuando algunos miembros del staff dieron positivo. En cuanto al uso de la cámara, el manejo de los espacios y las actuaciones, se nota el intento por seguir la línea del original.

En ambas, la cámara se maneja en función del movimiento y la intimidad con los actores. La intención es captar de cerca sus cambios emocionales, hasta los más nimios. De esta manera se muestra la desconexión entre lo que los personajes dicen y lo que hacen, algo que refleja no sólo su profunda ambivalencia, sino también su confuso estado existencial.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS