16.3 C
San Fernando del Valle de Catamarca
domingo, 25 septiembre, 2022

Martín Guzmán lanza un nuevo título para captar hasta $ 400.000 millones y reducir la emisión

Mientras Martín Guzman sigue negociando la deuda en Estados Unidos y se prepara para reunirse con fondos en Nueva York, el Ministerio de Economía pondrá en marcha este jueves un nuevo instrumento de deuda en pesos para captar hasta $ 400.000 millones y, de esa manera, reducir la emisión monetaria, una fuente que el Fondo Monetario exige restringir en sus programas para bajar la inflación.

La nueva apuesta se pondrá a prueba en la licitación de este jueves con el lanzamiento de las Letras de Liquidez del Tesoro (Lelites), una opción de inversión de muy corto plazo (inferior a 30 días) únicamente para Fondos Comunes de Inversión (FCI). Un sector clave, que maneja $ 3 billones en operaciones en las que el ahorrista puede retirar el dinero casi de inmediato.

Economía busca “rascar la olla” en un universo habitado por los principales bancos (incluidos los públicos), 46 sociedades gerentes de fondos y más de 600 fondos, que hoy tienen la mitad de las inversiones en los mercados de dinero de corto plazo denominados Money Market (plazos fijos, depósitos precancelables, cuentas remuneradas, cauciones bursátiles).

Buena parte del dinero administrado por los fondos provienen de las cuentas remuneradas de las fintech MercadoPago y Ualá, hoy con cerca de 7 millones de cuentas abiertas en la Argentina. Esas empresas ofrecen inversiones en diferentes activos a través de Industrial Asset Management y SBS fondos, respectivamente.

El objetivo es apuntalar las colocaciones en pesos, que en los últimos meses se hicieron cuesta arriba ante las dificultades en algunos casos para cubrir vencimientos. Esa situación, sumada a los mayores gastos, llevaron al Tesoro a principios de octubre a pedir $150.000 millones al Banco Central, la mitad de los cuales fueron devueltos en forma anticipada.

Las Lelites serán así una fuente de financiamiento “complementario” de cara a los casi $ 900.000 millones en compromisos por renovar en los próximos meses. Y a la vez serán una señal al Fondo en Washington, en donde consideran que la emisión monetaria es una de las principales causas de que las expectativas de inflación estén “desancladas”.

Según la normativa de CNV, los fondos podrán suscribir hasta un 15% de sus carteras de inversión, equivalente a $450.000 millones. “En una primera ronda podrían captar cerca de $ 120.000 millones de bancos públicos y después, en una segunda vuelta, cuando le pidan a los administradoras de fondos que pongan más, pueden llegar a $ 400.000 millones“, señaló un operador.

Finanzas saldrá a buscar este jueves $ 20.000 millones en una semana con bajos vencimientos (esta semana vencen $ 500 millones y el domingo, $ 12.600 millones). Habrá dos letras a tasa fija (LEDES) a enero y febrero de 2022, una letra ajustada por inflación (LECER) a junio de ese año, un bono a tasa badlar más 5,25% a febrero de 2023 y las LELITES, con un plazo de 21 días.

Los nuevos títulos no podrán ser negociados en el mercado secundario, serán intransferibles y podrán ser cancelados en forma anticipada hasta el 40% del saldo adquirido. Pero las bajas tasas, los límites para rescatar la inversión y las secuelas por el reperfilamiento de títulos públicos durante la gestión de Mauricio Macri generan desconfianza en el mercado.

Dada la tasa del 33,75% y que sólo son precancelables por el 40%, las nuevas Lelites parecen poco atractivas para los fondos de tesorería que representan el 50% de los 3 billones que administra la industria”, señaló Javier Marcus, experto en fondos, para quien “la principal característica de esta clase de fondos es la plena liquidez con rendimiento positivo”.

El apetito podría provenir en cambio de los fondos integrados por bonos en pesos para reemplazar cuentas remuneradas o mejorar la liquidez. “Para ponerlo en contexto, el total de lo que busca el gobierno en la licitación del jueves es menos del 1% de los activos de fondos y viene de una licitación con financiamiento positivo”, señaló.

Guzmán necesita expandir el financiamiento con deuda para reducir los crecientes giros del Banco Central, que según el ministro “presionan” al dólar. “Estas letras de plazo menor a un mes tienen como objetivo captar la liquidez que pueda volcarse a tipo de cambio y potencialmente ejercer presión sobre las escasas reservas netas”, dijo en un informe Cohen.

NE

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS